Los Bancos de Alimentos, desbordados ante el aumento de usuarios

stop

El crecimiento de la demanda agota las reservas de comida

Banco de alimentos en Galicia | E.P.

01 de mayo de 2013 (20:58 CET)

Los Bancos de Alimentos Gallegos están "prácticamente vacíos", ya que la cantidad de comida para repartir entre los necesitados, que puede "parecer mucha", finalmente se "queda en nada" dado el aumento "constante" de la demanda. "La situación es caótica", aseguran sus responsables.

En una entrevista concedida a Europa Press, el presidente de la Federación Gallega de Bancos de Alimentos, José Pita, se ha hecho eco de esta situación que mantiene al límite a esta institución, que abastece de alimentos a las entidades que trabajan directamente con las personas necesitadas. "Lo estamos haciendo lo mejor que podemos, pero cada vez es más preocupante. Iremos hasta donde podamos", ha sentenciado.

Más pobreza


En los últimos tiempos, y a causa de la crisis, el aumento de la demanda es notable y "están apareciendo nuevas entidades pidiendo y nuevos necesitados", ha indicado José Pita. Por eso, la cantidad de víveres en sus almacenes "no llega a nada" ante la aparición de nuevos necesitados.

Además de una "tendencia" que es "a pedir cada vez más", el perfil del necesitado también ha ido variando influido por la crisis. "Antes era gente pobre, conocida, muchos extranjeros, pero ahora eso ha variado, ahora son pobres de corbata", indica José Pita, "gente de clase media que se han quedado sin trabajo, se les ha acabado el paro y se han quedado sin nada". "El perfil es totalmente distinto, ahora hay los que había antes y los que se están incorporando", ha sentenciado.

Preocupación por los niños

Entre este nuevo perfil de personas necesitadas, José Pita presta especial atención a las familias con niños. Es por ello que, entre los productos que más reclama como donaciones para los bancos de alimentos gallegos están los alimentos para niños.

"Yo suelo pedir, porque me preocupan mucho, para los niños, suelo pedir mucho leche y galletas, que les asegura un desayuno y una cena", ha recordado el presidente de la Federación, quien también incide en los beneficios de donar conservas, que "solucionan una comida". A pesar de estas especificaciones, "todo es necesario", resalta.

Los bancos de alimentos a nivel español reparten 250 millones de kilos de víveres al año entre las entidades que ayudan a los necesitados. En Galicia, el promedio es de 3,5 millones de kilos de alimentos por año y provincia.

Más solidaridad


Paralelamente al aumento de las necesidades, José Pita destaca un aumento en la solidaridad de las personas. "Estoy gratamente sorprendido", ha señalado al referirse al incremento de las donaciones y al incremento de la concienciación de la población.

El presidente de la Federación apuesta porque las donaciones de alimentos se hagan de forma "organizada" y "no se dé visceralmente". "Yo agradecería a las personas que quieran colaborar, que participen cuando hacemos operaciones especiales", ha indicado José Pita. Este tipo de operaciones, de las que se celebran de dos a tres al año, son beneficiosas para los bancos de alimentos dado que las entidades colaboran con donaciones adicionales a las de la sociedad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad