Los arbitrajes de las preferentes excluyen a los trabajadores de las antiguas cajas

stop

Muchos empleados de Novagalicia y sus familiares también adquirieron estos productos complejos

Afectados por preferentes protestan en Carballo

16 de noviembre de 2012 (22:41 CET)

Las protestas de los afectados por preferentes en Galicia han vuelto a la actualidad. Este viernes, centenares de tenedores de estos productos complejos se han concentrado ante el Parlamento de Galicia, coincidiendo con la constitución de la Cámara en la IX legislatura. Las plataformas aseguran que en la comunidad hay miles de afectados que adquirieron estos productos, entre ellos trabajadores de las antiguas cajas gallegas, que tienen difícil acceder a los procesos de arbitraje puestos en marcha por el Instituto Galego de Consumo.

No es la primera vez que, incluso desde la propia entidad, se reconoce que trabajadores, o sus familiares, adquirieron en algún momento, participaciones preferentes o subordinadas, mayoritariamente en la etapa en la que aún existían las dos cajas gallegas. Según explica a Economía Digital, José Ramón de Pliego Valdés, representante de UGT en Novagalicia, “no se sabe con exactitud cuántos trabajadores son tenedores de estos productos”. “Se cree que puede haber unos 70 millones en preferentes, por parte de trabajadores, pero también es cierto que hay muchos que, si bien no los adquirieron a su nombre, pusieron como primer titular a sus padres o sus hijos”, explica.

Dificultades


Según indica, estos trabajadores tienen muy difícil poder acogerse al sistema de arbitraje puesto en marcha por el Instituto Galego de Consumo y que ha servido para que, desde el verano, muchos de los tenedores con preferentes hayan podido recuperar los ahorros invertidos. Según los últimos datos, cerca ya de 10.000 clientes han obtenido un laudo favorable, lo que les ha permitido recuperar sus ahorros.

Sin embargo, este sistema de arbitraje, que impulsó en España de forma pionera Novagalicia y la Xunta, se hizo pensado en solucionar los casos más graves. Es decir, aquellos en los que parecía estar claro que existió una mala comercialización ya que el cliente no era consciente de las características del producto complejo que estaba contratando. “Por eso es muy complicado que llamen para el arbitraje a un trabajador de las cajas, ya que entienden que ellos, por sus conocimientos, eran sabedores de las dificultades estos productos. Sin embargo, por ejemplo, con muchos de Caixanova, los empleados contrataron estos productos porque les insistían en que había que colocarlos y que no ocurriría nada”, indica.

Quitas

En la actualidad, desde Novagalicia, recuerdan que es el Instituto Galego de Consumo, de la Xunta de Galicia, el encargado de tramitar los procesos de arbitraje. “Cuando una reclamación llega allí no se sabe si parte de un trabajador o de cualquier otra persona, lo que se hace es favorecer el resarcimiento de la cantidad en aquellos casos donde se ve que hubo un vicio de consentimiento”, recuerdan, a la vez que indican, que, por el momento, los casos resueltos son los más obvios.

Los poseedores de preferentes que no puedan acceder al sistema de arbitraje o que no vean sus ingresos recuperados por medio de la vía judicial, muy seguramente acaben viendo como sus ahorros en preferentes sufren una quita. El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, reiteró este viernes que los afectados por las participaciones preferentes de entidades que reciban ayudas públicas deberán asumir parte de los costes del rescate.

Continúan los laudos

A pesar de eso, desde NGB indican que este hecho, no tiene necesariamente que ir aparejado con el fin de los procesos de arbitraje. Sostienen que “no hay una fecha determinada para que se terminen los laudos arbitrales” y que, en todo caso, estos son independientes de otros procesos. “Es cierto que, aún habiéndose aplicado la quita, si por medio de un proceso judicial, o del laudo arbitral, se indica que hubo mala comercialización, los clientes podrían ver recuperado su dinero”, explica un abogado a Economía Digital.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad