Lisboa maniobra para arrebatar los turistas árabes ricos a España

stop

Altos cargos políticos de Portugal ofrecen todo tipo de facilidades a los representantes de los jeques

Vista del hall del Four Seasons de Lisboa

en Barcelona, 19 de septiembre de 2015 (01:46 CET)

Es otro de los episodios de la guerra por los turistas de muy alto poder adquisitivo. Lisboa maniobra para arrebatar visitantes árabes ricos a los destinos españoles de shopping. La Oficina de Turismo de Portugal en España alega no saber nada del asunto. Sólo defiende que la capital portuguesa "es un destino de compras consolidado".

Pero hay más. El último contacto fue a finales de septiembre, según ha podido saber 02B. El escenario, el Four Seasons Hotel Ritz Lisbon en la Rua Rodrigo de Fonseca. Por un lado, un cónsul catalán que representa los intereses de países de la Península Arábiga y Jordania. Del otro, Antonio Fonseca, alcalde de Lisboa y secretario general del Partido Socialista, Paulo Jorge Espírito Santo Caldas, comandante de la Policía Local de Lisboa y Mário Machado, presidente adjunto de la Asociación local de Turismo

"Nos ofrecieron de todo para atraer a este tipo de turistas. Abrir las calles. Poner escolta de la Policía Municipal. Facilidades para aparcar los vehículosde los séquitos, etc", explica el directivo. 

"Bien posicionada" 

Preguntada por la cuestión, Maria Lourdes Vale, directora de Turismo de la Embajada de Portugal, se limita a loar el potencial del turismo portugués. "Lo cierto es que Lisboa y Porto están muy bien posicionadas en elsegmento del shopping. La Avenida da Liberdade de Lisboa uno de los puntos con más firmas internacionales", explica a 02B

La directiva cita la gran oferta de centros comerciales y la conectividad aérea. "Emirates vuela desde 2012 a Lisboa, y el servicio se incrementará a una doble frecuencia diaria el año que viene", recuerda. 

Un rival 

Aunque Vale evite entrar en detalle, la ciudad crece como rival turístico. "Encontramos una oferta hotelera muy buena, con personal formado. En España, cuando un jeque o una VIP árabe visita la ciudad, le multan si suflota de coches aparca mal y le cobran de más por la habitación. Se aprovechan de él", abunda el ejecutivo. 

Por contra, las facilidades en la ciudad de la desembocadura del Río Tajo son más. "Los presentes nos ofrecieron hasta vigilancia policial mientras los jeques compran. Es otro enfoque hacia el turismo premium", concluye la misma fuente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad