Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank. El banco vuelve a estar a merced de los bajistas. EFE

Liberbank pierde un tercio de su valor en dos días

stop

Liberbank vive un efecto contagio de Banco Popular al sumergirse en una espiral bajista

en Barcelona, 09 de junio de 2017 (19:09 CET)

Se le termina el tiempo a Liberbank. La espiral bajista que se ha instalado en la entidad tras la caída de Banco Popular parece no tener fin. Con la jornada de este viernes son ya diez sesiones de caídas consecutivas. El resultado es, cuanto menos, preocupante. Su cotización ha caído un -17% esta sesión y ya acumula una pérdida de su valor cercana al 30% en dos días. 

La entidad está siendo sacudida por los especuladores. Las inversiones a corto cada vez cogen posiciones más importantes. Según los últimos registros disponibles, las posiciones bajistas se situaban en el 1,39% el 25 de mayo. 

Por otro lado, el volumen total de operaciones no deja de subir. El ritmo de compra y venta de acciones en un solo día es frenético. En las dos últimas sesiones se han movido 94 millones de acciones: 19 millones el jueves y 75 este viernes.  

Los esfuerzos de los accionistas mayoritarios

Por su parte, los accionistas mayoritarios han intentado –sin éxito- frenar esta tendencia. La clave estará en saber hasta donde llegarán en su apuesta.

El último en unirse a este frente ha sido Víctor Roza. El consejero realizó este viernes una operación en tres bloques: 3.000 acciones a 0,97 euros, 12.000 acciones a 0,86 euros y otras 12.000 acciones a 0,85 euros. Con todo, su participación en el capital ha subido hasta el 0,014% desde el anterior 0,011%. En total, el paquete total equivale a 129.652 títulos.

La decisión de los accionistas mayoritarios sobre si mantienen o no su participación marcará el futuro de la entidad

El pasado jueves lo hicieron Corporación Masaveu y Manuel Menéndez, consejero delegado de la entidad. La familia adquirió 50.000 títulos, equivalentes al 0,027% del capital, mientras que Menéndez subió su participación hasta el 0,048%.

Este mensaje de tranquilidad se ha lanzado en paralelo con otro. Según han informado desde la entidad, no se ha registrado ningún problema reseñable en la red de oficinas por lo que se refiere a la retirada de depósitos. Desde el banco aseguran que la posición de solvencia y de liquidez de los clientes es sólida y que, además, sus depósitos no corren ningún riesgo.

¿Está saneado Liberbank?

La desconfianza de la comunidad inversora se debe principalmente a la tasa de morosidad del banco. Siguiendo la información facilitada por los analistas de Bankinter"este retroceso es debido a la preocupación de los inversores por sus bajas tasas de cobertura y el elevado perfil de riesgo de la entidad".

El 31 de marzo su ratio de mora era cercano al 13%, mientras que al cierre del primer trimestre llegaba al 19,5%. Una cifra lejana al objetivo del 7% que la entidad tenía fijado para 2018 y a la media del sector (9,8%).

Desde Liberbank aseguran que no han registrado ningún problema en su red de oficinas

Por lo que respecta a sus activos dudosos , la situación es menos preocupante. El volumen de la cartera registró una disminución de 254 millones en el primer trimestre de este año (-7,9%), y de 1.830 millones frente al primer trimestre de 2016 (-38%). Una de las disminuciones más altas en la banca.

Según los últimos resultados presentados, Liberbank ganó 129 millones de euros en 2016, un 0,2% más. La entidad se apoyó en el aumento de los resultados por operaciones financieras, que crecieron un 80%, hasta los 346 millones.

Los agentes externos siguen sin intervenir

La caída del Popular dejó dos lecciones que pueden volver a repetirse. En primer lugar, que el sistema bancario es vulnerable y, en segundo, que a las instituciones reguladoras no les asusta. Más, cuando diferentes organismos como el Banco de España (BdE), el Banco Central Europeo (BCE) o el Gobierno, se han pronunciado en diferentes ocasiones a favor de la concentración bancaria. Una circunstancia que, de seguir así, podría repetirse.

Esta postura ha provocado que, por ejemplo, ante las consecutivas y graves caídas en el parqué de las entidades financieras, los organismos reguladores hayan decidido no intervenir. Una muestra ha sido el papel de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que descartó intervenir en la cotización del Popular a pesar de las caídas a doble dígito en las jornadas previas a su final. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad