Las tres claves que desinflan la euforia sobre la bajada del paro

stop

El Gobierno vende como históricos unos datos que esconden el freno en la creación de empleo y su discriminación de género

Un camarero trabaja en la terraza de un céntrico bar / EFE

Barcelona, 02 de junio de 2016 (12:08 CET)

Datos de récord. Estos son los que, a las puertas de las elecciones, ha presentado el Gobierno respecto al paro. En plena recuperación del PIB, el número de parados ha bajado de los cuatro millones por primera vez en seis años, con una caída histórica de casi 120.000 personas. Pero la letra pequeña invita menos al optimismo.  

Los datos de afiliación a la Seguridad Social arrojan que la creación de empleo se está desacelerando. La afiliación es la que realmente refleja el estado de salud del mercado laboral, ya que nos dice cuántos españoles están trabajando. En cambio, los datos del paro tienen elementos de distorsión, como la gente que se da de baja de las listas porque ya no cobra la prestación o ha emigrado.  

Clave 1: frenazo

La Seguridad Social tuvo en mayo una afiliación media de 17,66 millones de personas, la cifra más alta en seis años. En el quinto mes del año creció en 198.000 personas, el 1,1%. Este incremento es inferior al de hace un año, cuando la cifra se disparó en 213.000 personas (1,3%). Pero esto no es todo.

La empresa de trabajo temporal Randstad advierte de que España lleva cinco meses, es decir todo 2016, con una creación de empleo cada vez menor: "En términos interanuales, la afiliación desestacionalizada volvió a desacelerarse por quinto mes consecutivo, después de una tendencia de estabilidad en su crecimiento que se prolongó seis meses y se interrumpió en enero". La compañía subraya que "en mayo esta tendencia se ha acentuado".  

Clave 2: temporalidad del 92%  

Además de ver cuánto empleo se está creando, hay que ver de qué tipo. La contratación subió en mayo un 13%, con 1,75 millones de contratos. Sin embargo, todo el incremento correspondió a contratos temporales: el 92% fueron de este tipo, por sólo 146.000 indefinidos.

Eso es algo habitual en los meses de verano, en los que el turismo tiene mucho que ver con los puestos de trabajo que se ofertan, pero la proporción sigue siendo muy elevada. Y por si fuera poco, cada vez proliferan más los contratos por días y horas, que hinchan los datos de contratación.

Clave 3: las mujeres no salen del paro  

Los datos del paro también arrojan otros problemas de nuestro mercado laboral. El paro se ha convertido en un fenómeno cada vez más femenino, y la tendencia actual está acentuando este hecho. De los 3,89 millones de parados, 2,15 son mujeres, por 1,74 de hombres.  

En mayo, el 60% del descenso del paro fue masculino. De la bajada de 120.000 personas, 71.000 eran hombres, con una caída del 3,9%, por sólo 48.500 mujeres (2,2%). Esta tendencia no es coyuntural, por el empleo de verano, sino estructural. Si nos fijamos en todo el último año, el paro masculino ha caído casi el doble que el femenino (un 10% por un 5,65%).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad