Las preferentes erosionan la imagen de NGB en Galicia

stop

Las plataformas de afectados se reunirán esta semana para acordar nuevas manifestaciones mientras la entidad trata de encontrar una solución  

Oficina de NGB

15 de abril de 2012 (21:14 CET)

La imagen de Novagalicia Banco comienza a verse muy erosionada por el conflicto generado por la emisión de participaciones preferentes a miles de pequeños clientes. Las manifestaciones de los afectados son ya muy incómodas tanto para el banco, como para el propio Gobierno gallego.

La pasada semana la entidad que preside José María Castellano volvió a insistir en que, debido a las pérdidas registradas en 2011, no pagará los intereses generados por la emisión de preferentes. Este hecho propició que las protestas se recrudecieran.

El miércoles, los afectados tomaron el Parlamento gallego y pidieron una reunión urgente con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

Tras el 'asalto', el jueves, el presidente de la Real Academia Galega rechazaba realizar una conferencia en el Auditorio de NGB en Pontevedra después de que se les impidiera el paso a la sala a un grupo de manifestantes de este colectivo. La sociedad gallega comienza a volcarse con el problema de miles de personas, muchos de ellos jubilados, que, de momento, han perdido “los ahorros de su vida”.

Responsabilidad, “también del Banco de España”

Ante la situación desesperada, una parte de la sociedad gallega pide la asunción de responsabilidades, pero no sólo a NGB.

“El problema de las preferentes es muy complejo y el último responsable no es sólo el banco”, opina Xavier Vence, catedrático de Economía Aplicada de la USC. “Hay una falta de ética en el producto y en la forma en que lo venden, cuando ya sabían la situación que se avecinaba y para tratar de resolver sus problemas de solvencia”, explica. “Pero también es cierto que el Banco de España debería haber hecho una regulación de lo estaba ocurriendo y no hizo una supervisión correcta”, añade.

“Parte del problema se agudizó con la regulación que hace el Banco de España en 2010, cuando introduce una norma que impide a las entidades recomprar a sus clientes esos productos, que tenían que ir a cotizar a un mercado secundario. Antes de esta norma, aún había una posibilidad para estos pequeños ahorradores”, comenta el economista.

Solución ligada al futuro del banco

Mientras que los sindicatos piden a los afectados que no “criminalicen” a los trabajadores de las oficinas de NGB, en la entidad son conscientes de que la solución de las preferentes va ligada al futuro del banco. Mientras en el banco aguardan el dictamen del Banco de España sobre su plan de recapitalización, los afectados anuncian que las manifestaciones se recrudecerán.

“Es la única forma que tenemos de que se nos escuche. A nosotros tampoco nos gusta pero no nos vale que si el banco es subastado nos cajeen las emisiones por otro producto. Yo no quiero eso, quiero mi dinero, líquido, en tres días. Así me lo prometieron ellos”, expone un afectado, que recuerda que incluso la CNMW pide "más liquidez" a la hora del canje de este tipo de emisiones.

Esta semana habrá reunión para preparar nuevas movilizaciones. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad