Las peñas del Deportivo piden a Escotet tiempo para pagar la deuda

stop

“La imagen que ha dado NCG con las preferentes puede perjudicar al club”, reflexionan los peñistas

Aficionados del Deportivo en Riazor

16 de febrero de 2014 (03:46 CET)

Por ser hincha de un equipo de fútbol no se deja de ser ciudadano. Parece una obviedad, pero a veces los intereses de uno, el aficionado, y otro, el trabajador, entran en contradicción. “Entiendo que Hacienda no va a perdonar al Deportivo ni debería hacerlo. Como accionista y socio me encantaría. Todo lo que sea quitarnos un problema de encima, perfecto. Pero también tengo una empresa y, como ciudadano, no lo entendería”. La reflexión es de Ramón Souto, presidente de la peña deportivista Carballo, que estos días respira aliviada por la salida del club del concurso de acreedores, se ilusiona con la batalla deportiva por el ascenso a Primera División y entra en tensión por las negociaciones con los acreedores.

Tras la marcha de Lendoiro y el aterrizaje de Tino Fernández al frente del Deportivo, resta todavía tanto trabajo en los despachos como en el terreno de juego. En las preocupaciones del nuevo presidente ocupan un lugar privilegiado la Agencia Tributaria, el principal acreedor con una deuda reconocida de 96 millones, y Novagalicia Banco, con una deuda reconocida que sobrepasa los 26,5 millones. De los acuerdos que cierre Tino Fernández, que también se medirá con el Sabadell de Josep Oliu (9,5 millones), que heredó la deuda de Banco Gallego, dependerá buena parte del futuro económico y, por tanto, deportivo, del club. Las peñas lo tienen claro: “Cuanto más tiempo mejor. La deuda que se acumuló durante tantos años no se puede devolver en cinco”.

El problema de las preferentes


La variable del tiempo para abonar los pagos, en la que hacen hincapié en la peña Cerne Branquiazul de Melide, es clave para los aficionados del Deportivo, junto con el ascenso a Primera División, que conllevaría un notable aumento de los ingresos, sobre todo, por los derechos televisivos. “La culpa no es de Hacienda ni de Novagalicia. Es de la gestión del club y, por tanto, no se puede cargar contra los acreedores. Lo que se debe pedir es igualdad de trato y que entiendan que es imposible pagar la deuda con un equipo en transición y, sobre todo, en Segunda División”, explican en la peña Corazón Branquiazul de Ribeira.

Pero en estas negociaciones la afición del equipo herculino ve serias dificultades, más allá de las que atraviesa el propio Deportivo. Por ejemplo, que la situación de las arcas públicas no favorece a que la Agencia Tributaria se muestre flexible. Y que NCG, también en fase de transición tras la subasta tutelada por el FROB que otorgó el control de la entidad al venezolano Banesco, tampoco viene de su mejor momento.

“Lo digo sinceramente. Me parecería increíble que Novagalicia se dedicase a invertir dinero en el deporte teniendo a gente todos los días en la puerta reclamando sus ahorros. Como deportivista me da igual mientras podamos hacer frente a la situación, pero realmente tendría mucho que explicar NCG, se convertiría en un hazmerreír si no resuelve antes el tema de las preferentes”, reflexionan en la peña 21 de Mayo-Tío Ovidio.

El factor Lendoiro

Son muchos los que comparten esta misma ética. Verónica Vázquez, presidenta de la peña Conxuro Branquiazul, admite que a las personas afectadas por estos productos complejos no les puede parecer bien que la entidad se pliegue a las demandas del Deportivo. “Si yo fuera preferentista y llega el Deportivo y le dan todo lo que pide... pues estaría indignada”, apunta. Aunque, al igual que sus compañeros de fatigas en las gradas de Riazor, comparte la ilusión del ascenso como objetivo deportivo y bálsamo económico.

El otro sentimiento común, que perciben la mayoría de peñistas, es que hay menos tensión en el día a día del club, cuando menos, de puertas afuera. “Parece que Tino Fernández ha frenado el acoso que había hacia Lendoiro”, apuntan en la peña 21 de Mayo-Tío Ovidio. En la misma línea se pronuncian los aficionados de Carballo: “Generaba mucha tensión. Cuando todos están en tu contra tienes que pensar que estás haciendo algo mal. En cambio, Lendoiro, si 99 de 100 se le ponían en contra, se revolvía contra todos ellos”,

Hay quien apunta incluso, que la figura del ex presidente perjudicó la posibilidad de llegar a un acuerdo: “No sé si ha sido por las guerras personales de Lendoiro, pero nunca llegué a leer una información veraz u objetiva sobre todo el proceso. Creo que los aficionados no sabemos al cien por cien la realidad. Desde mi punto de vista, parte da culpa la tuvo Lendoiro por tensar la cuerda al máximo. No se puede echar un órdago con una pareja de doses en la mano”, explican en Corazón Blanquiazul.

Faltan explicaciones

Hay menos consenso a la hora de determinar si la Agencia Tributaria dispensó un peor trato al Deportivo que a otros clubes que se vieron en una situación similar, algo que había denunciado en varias ocasiones el ex presidente de la entidad, Augusto César Lendoiro. Con diferentes opiniones, los aficionados piden, sobre todo, aclaraciones.

“Nadie de Hacienda dijo: ‘el Deportivo falló en esto repetidas veces’. No salió nadie de la Administración Pública a explicarlo y, a día de hoy, no sabemos el porqué. Se les hizo una quita mayor a otros clubes, sí que es verdad que hay un agravio comparativo. Nos gustaría saber cuáles son las razones entendiendo que la deuda hay que pagarla”, reflexiona Lorenzo López, presidente de la peña O Cazolo Furado.

Volvamos al fútbol

Todo el proceso vivido por el Deportivo en los despachos, ha cogido a la afición fuera de su hábitat natural, el campo. La mayoría piensa en el ascenso como antídoto, una fórmula para devolver los galones al balón y a los jugadores.

Pero pocos seguidores logran sacudirse el asombro por el papel crucial que han tomado a golpe de préstamo entidades financieras como Novagalicia, que también es el segundo accionista del Celta, en los clubes: “Debería entrar Inditex en el asunto y estaría todo arreglado”, comentan en broma en la peña 21 de Mayo-Tío Ovidio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad