Las interpretaciones políticas de la subasta: de “la mejor solución” a “la menos mala”

stop

El resultado de la adjudicación de Novagalicia enfrenta a partidos y patronal

Juan Carlos Escotet y Núñez Feijóo | EFE

20 de diciembre de 2013 (01:24 CET)

Hay interpretaciones para todos los gustos sobre el proceso de subasta de Novagalicia. Si el PP de Núñez Feijóo se felicita porque el ganador de la adjudicación promete mantener el empleo, el BNG denuncia la “colonización” del sistema financiero gallego y el PSOE pide explicaciones ante los 9.000 millones de ayudas públicas que recibió la entidad desde que se fusionaron las antiguas cajas gallegas. Lo único cierto es que, guste o no, la venezolana Banesco se ha hecho con la entidad que, hasta el momento, continúa presidida por José María Castellano.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, defendió este jueves la adjudicación de Novagalicia. El dirigente popular insistió, tras la celebración del Consello de la Xunta, que la oferta de Banesco es “la mejor para todos”. “Para los contribuyentes, para Galicia, y para España”, dijo el mandatario, quien insistió por activa y por pasiva que con la victoria del grupo financiero de Juan Carlos Escotet, Galicia mantiene un banco “con sede, servicios, centrales y domicilio en la comunidad”.

El discurso de Feijóo es claro. Con la adjudicación de NCG a Banesco, el PP gallego trata de anotarse un tanto. El grupo venezolano, sin apenas red en Galicia, descarta despidos y, además, la sede social se mantendrá en la comunidad, concretamente, en Betanzos, donde nació el Etcheverría.

Sistema financiero gallego

Sin embargo, la visión de la oposición no es, ni de lejos, similar. De hecho, el secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, puso este jueves el acento sobre la supuesta “galleguidad” de la futura entidad, que nacerá fruto de la fusión entre el actual Etcheverría y Novagalicia. "No se puede sostener que el banco sea gallego, aunque vaya a operar mayoritariamente en la comunidad", dijo.

“Hablamos de una venta precipitada, que se produjo sin que se hubiera agotado el plazo concedido por Bruselas”, opinó el también presidente de la Diputación de Lugo, quien insistió en que “era posible” que NCG continuase funcionando de forma autónoma “desde el sector público y pensando en Galicia”.

“Colonización” bancaria

Por su parte, el portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, aseguró que la adjudicación de la nacionalizada a Banesco “consuma la colonización” del sistema financiero gallego. No obstante, indicó que “podía haber sido peor”.

El nacionalista consideró que la resolución del proceso es “un mal menor” porque no implicará “la desaparición inmediata de la entidad”, como considera que ocurriría si se hubiera hecho con ella un grupo bancario español. Aún así “los gallegos no pueden quedar satisfechos”.

Vence sostiene que con esta operación “se pierde el 40% del ahorro gallego y una entidad que se podría transformar en banca pública por 400 millones”.

Patronal


También la patronal gallega valoró el resultado de la subasta. El presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), José Manuel Alvariño, en la línea de la Xunta, aseguró que la adjudicación de Banesco es “la mejor solución para los empresarios gallegos”.

Si bien, en un principio, desde la patronal gallega eran proclives a la oferta del fondo americano Guggenheim, Alvariño indicó, conocida la decisión del FROB, que la opción de Banesco concuerda con el denominado plan Castellano, que era la propuesta “que avalaban los empresarios”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad