Las comisiones bancarias aumentan en 2013: ¿cómo puede protegerse el cliente?

stop

PRODUCTOS

02 de febrero de 2013 (12:04 CET)

Entrados en 2013, los bancos están mostrando muy claramente cuál va a ser este año su política de comisiones: cada vez más y más caras. En este contexto, los clientes se ven abrumados por nuevos gastos de 30, 50 u 80 € en sus cuentas, perfectamente permitidos por el Banco de España y la legislación española, cuando en realidad todavía tienen suficientes armas en sus manos para resistirse a pagar.

¿Qué puede hacer un cliente para no pagar comisiones?


1. Leer a fondo cualquier comunicado que el banco envíe a partir de ahora. En la letra pequeña nos pueden estar avisando de un cambio de política de comisiones. Recordemos que están obligados a avisar antes de aplicar nuevas tarifas.

2. Revisar los extractos bancarios más que nunca para controlar que (1) no nos cobran comisiones nuevas y (2) si nos las cobran, a qué servicio corresponden.

3. Desde el 1er momento en que nos las cobren, llamar al banco para pedir explicaciones y si es posible que nos las devuelvan. Esto demostrará al banco que seguimos de cerca los movimientos de nuestra cuenta.

4. Si no nos devuelven las comisiones al pedirlo, tenemos dos vías: negociar con la entidad (mediante domiciliación de nómina, depositando más dinero, contratando un seguro o un plan de pensiones...) o cambiar de banco en busca de una cuenta sin comisiones.

5. Tener muy claro que, aunque nos pasemos a un banco que hace publicidad de 0 comisiones a bombo y platillo, deberemos ceñirnos estrictamente a las condiciones de la oferta o de lo contrario nos las podrán cobrar igual. Por ejemplo, aunque la Cuenta Cero de La Caixa o la Cuenta Expansión de Sabadell no cobren comisiones si tenemos domiciliada la nómina y cumplimos otros requisitos, estos bancos cobran muy altas comisiones al resto de sus clientes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad