Las cajas del Frob se desangran

stop

Los clientes retiran 12.000 millones en tres meses y los trasladan a entidades privadas

Castellano, De Guindos y Todó / EFE

28 de abril de 2013 (21:21 CET)

Fligth-to-quality es el tecnicismo que los banqueros usan para describir un fenómeno que en España ha tomado relevancia en los últimos meses. Se trata de la vara de medir la incertidumbre en los mercados o en las entidades financieras: los inversores retiran su dinero y lo mueven a productos o bancos supuestamente más seguros. Ese anglicismo quita ahora el sueño en el Frob, la entidad pública encargada de reformar el sistema financiero español. En los tres primeros meses del año hasta 12.000 millones de euros han volado de las cajas de ahorros nacionalizadas a entidades privadas.

“Nunca habíamos captado tantos depósitos en tan poco tiempo”, dice el consejero delegado de Banco Santander, Alfredo Sáenz. El principal grupo del país ha mejorado este capítulo en 10.000 millones. La mitad de los nuevos depósitos ganados por el grupo de Emilio Botín estaba antes en las cajas del Frob. No es el único gran pescador en este mar revuelto que tiene dos caladeros principales: Catalunya y Galicia.

Pescadores en mar revuelto

BBVA, a pesar de la debilidad del resultado del primer trimestre, ha atraído 1.800 millones de clientes temerosos. Se trata del principal vaciador de CatalunyaCaixa. La compra de Unnim y la solución que ha dado a los preferentistas de la antigua fusión de cajas comarcales ha calado en el pequeño ahorrador catalán. El banco de Francisco González reconoce las bondades de la adquisición.

Otro de los ganadores es Isidro Fainé. Caixabank ha captado hasta 2.000 millones de las entidades en duda. En este caso, además se apunta el tanto de frenar en seco la sangría en las cajas que formaron Cívica y que ahora están integradas en el grupo catalán. En Banco de Valencia, también absorbido por La Caixa, la tendencia decrece, pero hay aún clientes recelosos con el antiguo banco dominado por la burguesía de la capital del Turia.

Las que más sufren

Las entidades del Frob que más sufren son la catalana Catalunya Banc, que preside Adolf Todó, y la que pilota José María Castellano, Novagalicia.

Ambas han adelgazado unos 8.000 millones en conjunto ese capítulo de sus balances. En el caso de CatalunyaCaixa, la subasta interrumpida de la entidad así como los planes de fusión organizativa con Bankia han abierto una brecha de calado. Por ahora no hay datos oficiales. Las cajas no presentaron los resultados de 2012.

El Frob recuerda que “son entidades que ahora se cuentan entre las más solventes de Europa”. El mensaje es redundante desde el Ministerio de Economía. “Tienen reservado un papel destacado en la distribución del crédito y en la prestación de servicios financieros al conjunto de los españoles”, destacan los portavoces de Luis de Guindos.

Limitaciones a la competencia

El fligth-to-quality tiene otra explicación. Además de la percepción de solvencia de los ahorradores, existen limitaciones a sus productos impuestos por la Comisión Europea. Bruselas ha determinado que las entidades participadas por el Estado abonen remuneraciones más bajas para los depósitos. Bankia reconoce que este trimestre paga 46 puntos básicos menos de media que en 2012. En los depósitos a la vista, la retribución en la entidad de José Ignacio Goirigolzarri se ha reducido en nueve puntos.

El ruido de las preferentes, de los procesos judiciales y las dudas sobre la recapitalización pública hicieron que Bankia sufriera con especial virulencia la tendencia. Sin embargo, el número dos de Goirigolzarri, aseguró a los analistas que la situación “se ha estabilizado”.

Sin embargo, la previsión de los analistas es que el dinero siga volando de las entidades nacionalizadas a las privadas durante los próximos meses. El Sabadell de Josep Oliu ya ha tendido las redes en Galicia. Con la adquisición de Banco Gallego espera arañar cuota de mercado a la histórica Novagalicia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad