La Xunta utilizará los centros gallegos como plataforma comercial en el exterior

stop

Feijóo vincula la concesión de ayudas a las fusiones entre entidades

Feijóo durante una visita al Centro Galego de México en 2011 | EFE

31 de enero de 2013 (20:18 CET)

El Consello da Xunta ha dado el visto bueno a la nueva Lei de Galeguidade, que impulsará la fusión de los centros gallegos en el exterior. La normativa, que se actualiza después de 30 años, busca una reorientación tanto en el funcionamiento de las entidades como en sus funciones.

La medida más destacada es la apuesta por las fusiones y la concentración de servicios, iniciativas que tendrán que emprender los centros en el exterior para ocupar un lugar preferente en la concesión de ayudas de la Xunta. "Los convenios, ayudas y programas” de la emigración irán “especialmente dedicados” a las entidades que emprendan "estrategias conjuntas", según aseguró el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

El Ejecutivo gallego espera también sacar un rendimiento económico de estas instituciones. La propuesta de la Xunta es que los centros de mayor envergadura funcionen como un “lobby” o una plataforma comercial para impulsar a las empresas gallegas en el exterior. Feijóo aludió a los centros de Caracas, Buenos Aires y México, y a otras entidades ubicadas en Brasil como idóneos para esta función.

La fusión o el cierre


Para la Xunta, la fusión y la concentración de servicios es la única solución para garantizar la supervivencia de los centros gallegos en el exterior. “No hay otra solución”, zanjó Núñez Feijóo. Según las previsiones del Gobierno gallego, la unión entre las distintas entidades permitirá preservar los servicios que prestan actualmente a los emigrantes, entre ellos, socioasistenciales y sanitarios.

Feijóo ha asegurado que las conversaciones entre los centros para iniciar los procesos de fusión ya han comenzado, aunque no concretó qué entidades están negociando en este momento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad