La torre 'In Tempo' de Benidorm, financiada por Méndez, llega a la Fiscalía por desvío de fondos

stop

Sareb denuncia a la constructora por irregularidades que le habrían ocasionado un perjuicio de 23 millones

Economía Digital con información de Europa Press

José Luis Méndez y vista de InTempo, el mayor edificio residencial de España
José Luis Méndez y vista de InTempo, el mayor edificio residencial de España

en A Coruña, 29 de octubre de 2016 (04:16 CET)

La Sareb comunicó este viernes que presentó una denuncia ante la Fiscalía por presuntas irregularidades en la mayor torre residencial de España, el edificio In Tempo de Benidorm. El inmueble acabó en manos del banco malo al absorber "por mandato legal" el crédito que había concedido Caixa Galicia a la constructora, Olga Urbana.

José Luis Méndez decidió en su momento que era una buena idea financiar la lujosa torre en la otra punta de España, pero el edificio acabó vendiéndose al mejor postor sin llegar siquiera a terminarse. La concatenación de hechos lo convirtió en un emblema de la burbuja inmobiliaria, bastante costoso para Novagalicia, que heredó un pufo de 90 millones, y que tras la quiebra pasó a Sareb en el trasvase de activos tóxicos de la banca nacionalizada.

Las irregularidades

El organismo que dirige Jaime Echegoyen detecta ahora una serie de irregularidades en las operaciones de la constructora Olga Urbana, que pese a la financiación de Caixa Galicia acabó quebrada con una deuda próxima a los 140 millones.

Dice Sareb que se produjeron "presuntos desvíos de fondos" en los primeros años de construcción. Y lo concreta en "13 millones que nunca fueron a parar a su destino final, la construcción de la obra".

Ventas a accionistas de la constructora

Además, el organismo no es capaz de encontrar otros 10 millones. Corresponden a la venta de viviendas en el edificio a "accionistas o administradores de Olga Urbana, sin que se haya podido justificar los precios pagados ni el destino de las cantidades entregadas a cuenta".

Por tanto, el prejuicio causado ascendería a 23 millones de euros. Las operaciones se habrían producido antes de la entrada de Sareb como acreedor privilegiado, según el escrito, y, por tanto, en la etapa de Caixa Galicia o Novagalicia.

La red de Olga Urbana

Sareb insiste:"se ha observado que existen presuntas vinculaciones entre Olga Urbana —bien a través de la dirección facultativa de la obra, los accionistas, los administradores, o incluso los familiares de aquellos— con sociedades mercantiles que adquirieron viviendas mediante un documento privado, incluso que fueron adjudicatarias de contratos para desarrollar la obra".

En esta red de influencias también incluye Sareb las "posibles vinculaciones" con proveedores de la obra que "presuntamente intervinieron en los desvíos no justificados" del coste de la obra.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad