La salida de NCG de 14 municipios gallegos indigna a sus alcaldes

stop

La entidad prevé el cierre de 49 sucursales en toda la comunidad este año y ofrece alternativas a los concellos más afectados

Castellano y César González-Bueno, en un segundo plano

28 de febrero de 2013 (23:46 CET)

El plan de ajuste de la red de Novagalicia derivado del rescate europeo está ya en marcha, y pasa por el cierre de 131 oficinas repartidas por toda España, 49 en Galicia. La consecuencia directa es que 14 municipios del rural gallego se quedan, a priori, sin representación de la entidad presidida por José María Castellano, algo que ha molestado sobremanera a los alcaldes.

Según indicó este jueves la propia NCG mediante un comunicado, 18 oficinas echarán el cierre durante este año solo en la provincia de Ourense, 13 en A Coruña, 12 en Pontevedra y seis en Lugo. La mayoría de los concellos afectados están enclavados en el rural ourensano.

El rural ourensano, principal afectado

Arnoia, Lobeira, Toén, Os Blancos, A Bola, Xunqueira de Ambia, Quintela de Leirado, Rairiz de Veiga, Cenlle, Trasmiras, Baltar y Sandiás, en Ourense, verán como NCG abandona su municipio. Igual le pasará a Dodro, en A Coruña y a As Nogais, en Lugo.

La decisión ha indignado a la mayoría de los alcaldes de estos municipios ya que, en siete casos, el concello se queda, directamente, sin ninguna entidad a la que acudir dentro de sus límites. De hecho, Novagalicia Banco es el único banco presente en cerca de 80 municipios de toda la comunidad.

Las alternativas de NCG

A pesar de todo, Novagalicia asegura que busca una solución que subsane esta situación. La apertura de 190 sucursales en toda Galicia por las tardes, la existencia de oficinas a tiempo parcial en zonas con menor población y la puesta en marcha de dos oficinas móviles (autobuses) para evitar la exclusión financiera en los territorios con un censo más disperso, son algunas de las alternativas que ofrece.

Sin embargo, varios regidores se han tomado muy a pecho la marcha de la entidad. Aseguran que no se ha tenido en cuenta la rentabilidad de las oficinas.

Los concellos buscan nuevas entidades

Teresa Barge, alcaldesa de A Bola, asegura que, “de inmediato”, se pondrá en contacto con otras entidades financieras para que vayan a cubrir el hueco dejado por Novagalicia. “El jefe de zona de la entidad nos ha indicado que abandonaban el municipio y que la oficina receptora de los clientes estará en Celanova, lo que me parece un perjuicio muy grande para los usuarios”, indica la regidora, del BNG. “No sé que criterios han seguido para decidir que cierra en A Bola porque es un municipio que está creciendo mucho y que ha quedado muy bien comunicado gracias a las nuevas infraestructuras, por lo que atrae población. Aquí tiene muchísimos clientes, además de todas las cuentas del concello, y son la única entidad que opera”, explica.

“Por supuesto, desde la Alcaldía vamos a empezar a movernos de inmediato para que no se marche.También nos ponemos a disposición del resto de entidades para facilitarles que se instalen aquí”, dice. "La mayoría de los ayuntamientos en esta situación estamos indignados".

“Nos quedamos sin nada”

Un discurso similar es el que defiende el alcalde de Os Blancos, el independiente José Manuel Castro, que el año pasado pidió a la Xunta que interviniese el municipio debido a los elevados números rojos que suma. “Lo que veo es que se está produciendo un intento de eliminación de los municipios del rural de forma indirecta. Si se marcha Novagalicia nos quedamos sin nada, lo próximo será que nos cierren la escuela”, clama. “Hemos quedado en reunirnos con el jefe de zona, porque está muy interesado en explicarnos las alternativas que tenemos y nos han dicho que los vecinos recibirán la misma atención en Xinzo. Me parece gracioso que, aún encima de marcharse, nos digan a qué oficina tenemos que ir”, resuelve.

Recolocación de empleados

Por su parte, los sindicatos en NCG explican que el cierre de estas 49 oficinas en Galicia no afectará directamente a la mayoría de sus trabajadores, que serán recolocados. “Por el momento, estos cierres no van a traducirse en destrucción de empleo porque en el ERE hay, en principio, cerca de 250 personas que se acogerán ya este año a las prejubilaciones de mayores de 55”, comenta José Ramón de Pliego Valdés, de UGT.

NCG prevé que su red definitiva al término de 2012 sea de 662 sucursales, de las cuales 549 pertenecen a la franquicia de Novagalicia Banco. A cierre de 2017, la fecha en la que debe estar finalizado su plan de reestructuración, contará con una red de 454 oficinas. Para esa época, EVO, con 80 sucursales, debería estar ya privatizado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad