La remuneración de los consejeros del Gallego cayó el 37,5% en 2012

stop

La entidad adjudicada a Banco Sabadell registró pérdidas por valor de 368,132 millones de euros

Una oficina del Banco Gallego

27 de abril de 2013 (00:13 CET)

El último año de Banco Gallego como entidad independiente no fue bueno. Según los datos remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la entidad recientemente adjudicada al Sabadell cerró 2012 con pérdidas por valor de 368,132 millones de euros.

El banco, presidido hasta ahora por Juan Manuel Urgoiti, ya había cerrado 2011 con un resultado negativo de 29,82 millones de euros.

Adjudicación al Sabadell

Antes de la venta por un euro al Sabadell, el Fondo de Reestruturación Ordenada Bancaria (Frob) --que nacionalizó el banco este año-- inyectó 245 millones de euros con el objetivo de poner a cero la cuenta de pérdidas. La entidad catalana detectó, por su parte, necesidades de capital de más de 200 millones de euros.

La situación en la que se encontraba el Gallego hizo que durante el pasado ejercicio todos se apretasen el cinturón, incluso los miembros del consejo de administración, que vieron como su remuneración caía en más de un 37%.

1,2 millones para 14 consejeros

Según el Informe Anual de Gobierno corporativo, la política de remuneración de los consejeros “se debe ajustar a los criterios de moderación, relación con los rendimientos de la sociedad e información detallada e individualizada”.

El pasado año, el consejo de administración del Gallego cobró 1,238 millones de euros, exactamente el 37,5% menos que en 2011. Los 14 consejeros se repartieron 975.000 euros de sueldo fijo, además de 13.000 euros en concepto de retribución variable y 250.000 en dietas.

Accionistas

Entre los miembros del máximo órgano de dirección del banco no sólo se encontraba el hasta ahora presidente, Urgoiti --que además poseía un 7,4% del capital social-- sino empresarios de la talla de Epifanio Campo --poseedor de un 11,58%-- o Javier Ungría (11,48%). Estos vieron reducida su participación a cero en la entidad este inicio de año cuando el Frob, a través de NCG, forzó una operación acordeón con la que acabó haciéndose con el 100% del Gallego.

El pasado ejercicio ya registró ciertas turbulencias en el consejo de administración. Julio Fernández Gayoso abandonó el órgano de dirección cuando cesó como presidente de Novacaixagalicia, aunque no fue el único. Antonio Abril Abadín, secretario general de Inditex, también dimitió en junio, aunque la textil continuó siendo una de las grandes accionistas de la entidad hasta que vio como su participación se esfumaba con la reducción de capital y posterior ampliación que forzó el fondo bancario.

Rechazo de Ramón Bahamonde


El informe anual de gobierno corporativo ya no contó con el apoyo de Ramón Bahamonde, consejero y uno de los principales accionistas, con el 3,65% del capital social. Él ha sido, junto con Ungría y Campo, de los inversores que han demandado al Frob por la operación acordeón y por la valoración patrimonial que hizo, detectando un agujero de 150 millones de euros a cierre de 2012.

Alta dirección

Los consejeros no fueron los únicos que vieron como su retribución mermaba. También los miembros de la alta dirección, que percibieron un total de 889.000 euros, el 18,4% menos. Aquí también hubo bajas. Las de José Carlos Cordero de la Lastra y la de Fernando Ortega, ambas en junio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad