La querella contra Banco Pastor: ¿una 'vendetta' o simple coincidencia?

stop

La quiebra de Cárnicas Vilaró ya enfrentó en los juzgados a la familia que defiende al accionista querellado con la dirección del banco

El abogado Iñaki Frade, en los juzgados de A Coruña | EFE

25 de febrero de 2014 (21:55 CET)

El bufete catalán Frade Gobeo es un viejo conocido del Banco Pastor. Al menos, sus integrantes. Los representantes legales de Manuel García Sánchez, el accionista titular de 365 títulos de la entidad que ha interpuesto una querella criminal que ha acabado con José María Arias en el juzgado en calidad de imputado, ya se vieron las caras con la cúpula del Pastor ante los tribunales. Y por motivos muy distintos.

Fue el año pasado, cuando la titular de Instrucción número 10 de Barcelona decidió imputar a una ejecutiva y a un abogado del banco por extorsiones, coacciones y calumnias contra el director general de Cárnicas Vilaró, Javier Frade. La empresa gerundense había presentado suspensión de pagos en 2010, y el Pastor se encontraba entre sus principales acreedores. Según dicha querella, los denunciados pidieron 1,5 millones de euros a Frade a cambio de no revelar supuestas prácticas fraudulentas en la gestión del negocio.

Cárnicas Vilaró entró en concurso con un pasivo de 99 millones. La empresa, con sede en Girona, llegó a convertirse en 2010 en la primera exportadora de carne porcina de España, tuvo hasta 600 empleados y llegó a facturar 200 millones en ingresos por ventas.

Dos hermanos

Javier Frade, el ejecutivo de la compañía cárnica, es hermano de Iñaki Frade, el director del bufete que ha emprendido acciones legales contra el banco, pero esta vez por su gestión. De hecho, Iñaki, en calidad de economista y asesor, estuvo este martes en A Coruña con el abogado de la parte querellante. Preguntado al respecto por Economía Digital, admitió las relaciones familiares y aportó datos para desligar la acción del bufete que dirige contra el banco de la crisis de la empresa cárnica, al asegurar que la querella contra el Pastor fue interpuestas inicialmente por otro abogado, Agustín Cruz, que de Catalunya se fue a ejercer a Málaga. “Y de ahí que nos traspasase el asunto”, matizó.

Frade descartó que se trate de una vendetta, “ya que trabajamos para nuestro cliente”, dijo, al tiempo que reconoció “que hay cosas que se cogen con más cariño”, en alusión a la mala relación que tiene la familia con el banco a raíz de la crisis de Cárnicas Vilaró.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad