La inversión extranjera en Galicia se multiplica por cuatro 

stop

La comunidad recibió 19,7 millones de euros en el primer trimestre 2016, frente a los 5,3 del mismo período del año anterior, pero su peso relativo en el Estado continúa siendo insignificante

El naval es un sector receptor de inversión extranjera en Galicia

en A Coruña, 21 de junio de 2016 (21:06 CET)

La inversión extranjera sigue sin aportar grandes sumas a la economía gallega, de ahí que cualquier modesta inversión distorsione las cifras. Es lo que ha pasado en el primer trimestre del año, en el que Galicia ha pasado de los 5,3 millones que recibió en 2015, a los 19,7 del presente ejercicio, casi cuatro veces más.

Francia y una operación vinculada a la 'actividad cinematográfica, de video y programas de televisión o grabación de sonido sin especificar' por valor de 8,91 millones de euros, tal y como reflejan los datos del Ministerio de Economía, son la principal causa de este aumento.

Nuevos protagonistas

Con 13,5 millones de euros, el país galo se convierte en el principal inversor en Galicia en los tres primeros meses del año, con el 68,6% del total, gracias también a una aportación de 4,16 millones de euros a proyectos de investigación y desarrollo. En el mismo período de 2015, sus ingresos en la comunidad apenas alcanzaban los 400.000 euros.

El año pasado, Reino Unido era quien dominaba las inyecciones de capital foráneo a Galicia, con 4,5 millones, el 85% del total. En el primer trimestre de 2016, sin embargo, su contribución se reduce a 1,1 millones, cuyo destino es la pesca y la acuicultura. Luxemburgo, con 3,5 millones en operaciones financieras, le arrebata incluso el segundo puesto.

Falta de atractivo

La comunidad sigue sin atraer a inversores, como pone de manifiesto el hecho de que en 2015 sólo haya captado 85,3 millones de los 23.419 que recibió España en su conjunto. Lo mismo sucede en este primer trimestre del año, en el que los casi 20 millones de euros ni siquiera representan una centésima parte de los 2.966 millones de gasto total en nuestro país.

La nota positiva es que el año ha empezado con buen píe, y podría terminarlo mucho mejor gracias a la inyección de capital que supondrá el contrato con Australia para la construcción de dos buques en Navantia, así como otras inversiones todavía por concretar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad