La inestabilidad en los países emergentes eriza los pelos a Santander y BBVA

stop

MERCADOS INTERNACIONALES

La presidenta de Banco Santander, Ana Patricia Botín.

en Madrid , 20 de septiembre de 2015 (11:34 CET)

Los países emergentes y sus monedas sirvieron de refugio para algunos bancos españoles durante la crisis económica, en tanto que ahora la devaluación de estas divisas y la inestabilidad de sus economías han perjudicado a entidades como BBVA o Santander.

Según los analistas consultados, si las divisas de estos países pierden valor, también lo harán todos los flujos de caja que estas entidades repatríen de aquellos mercados, además de que las previsiones de crecimiento son menores, los riesgos de impago pueden aumentar y el valor de los ingresos generados decae.

En los años anteriores a la crisis económica, los países emergentes comenzaron a crecer con fuerza debido a una alta actividad exportadora, especialmente de materias primas. Sin embargo, ahora parte de dichas exportaciones se han visto perjudicadas por la caída de la demanda del que era su principal comprador, China.

Caída de las exportaciones

Según señala Victoria Torre, analista de Self Bank, si cae la demanda de China, descienden las exportaciones, así como la actividad de empresas e industrias dependiente de esta exportación.
Torre alerta de que, con la frenada de la demanda de los créditos por parte de las empresas de países como Brasil o Turquía, también aumenta el impago, algo que afecta directamente a las entidades financieras.

En este contexto, Carlos Fernández, analista de XTB, considera que "las dudas que pesan sobre el Santander tienen su origen en la previsible recesión a la que tendrá que hacer frente Brasil", y es que la filial del banco que preside Ana Botín en el país supuso un 20 % de su beneficio en el primer semestre. Parte de este negocio se ha visto afectado por la depreciación del real brasileño, que ha bajado más de un 20 %.

Las dudas en torno a Brasil

Por si esto fuera poco, Standard & Poor's acaba de rebajar la deuda del gigante sudamericano a "bono basura", y en las previsiones de crecimiento para 2016 se esperan caídas de más del 2 %.
Con este escenario, tal y como advierte el analista de XTB, el Santander "se enfrenta a un menor valor en euros de sus ingresos en Brasil y a una previsible caída del beneficio por la paralización de la economía".

Cierta estabilidad en Turquía

Por lo que respecta a BBVA, los expertos auguran un escenario parecido en Turquía al que vive su competidor en Brasil, aunque con algún matiz algo más favorable. La lira turca ha sido de las divisas emergentes más penalizadas, con caídas superiores al 18 %, pero el país cuenta con mejores perspectivas económicas que Brasil, ya que según el Banco Mundial, Turquía tendrá crecimientos superiores al 3 % en los próximos años.

Por ello, XTB considera que el castigo en los resultados de BBVA por la depreciación de la lira pueden ser, en parte, mitigados por el aumento de ingresos como consecuencia del incremento del consumo y crecimiento del país.

También Self Bank cree que el impacto de Turquía en las cuentas de BBVA no será "tan fuerte" como puede serlo Brasil en las de Santander, pese a que la entidad que preside Francisco González tiene un 40 % de Garanti, el segundo mayor banco del país.

Freno en México

México, que representa un 29,6 % del negocio de BBVA, podría suponer un mayor "peligro" para la entidad, ya que está viendo cómo se frena su crecimiento tras la caída del crudo, una de sus principales industrias.

Frente a este panorama, los analistas creen que cuando Estados Unidos, de donde proviene el 9,7 % de los beneficios de BBVA y el 13,1 % de los de Santander, decida elevar sus tipos de interés la cotización del dólar ayudará a ambos bancos a compensar en sus cuentas la caída de otras divisas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad