La indefinición de la UE sobre Grecia deja a España en el alambre

stop

CRISIS GRIEGA

Inversores en la Bolsa de Madrid minutos antes del inicio de sesión

27 de junio de 2011 (04:00 CET)

Las bolsas pasan por uno de sus peores momentos del año. Las dudas sobre el segundo rescate de Grecia han llevado a mínimos la confianza de los inversores, que en los últimos días han soltado lastre anticipándose al peor de los escenarios: el default del país heleno y, ya sin tapujos, un rescate de España e incluso Italia. Los bancos de ambos países han sufrido un severísimo castigo en bolsa en los últimos días.

La reunión celebrada por el Consejo Europeo la semana pasada es sólo un punto y seguido. Se han analizado las condiciones de un rescate cuyo montante económico se sitúa alrededor de los 100.000 millones de euros. Y también se ha avanzado en la participación del sector privado en la operación de salvación del país, aunque con toda seguridad bancos y aseguradoras exigirán algo a cambio. Pero de momento no es más que una declaración de intenciones. ¿Por qué?

Europa no está dispuesta a sufragar el rescate de Grecia de cualquier manera. La canciller alemana Ángela Merkel ha dejado bien claro que no se pondrá un euro sobre la mesa hasta que Grecia apruebe un plan de ajuste y de privatizaciones valorado en 26.000 millones de euros y que ha sido pactado con la UE y el FMI.

Por lo tanto, el calendario impone a las bolsas otra semana de altísima tensión. Lunes y martes el Parlamento griego debe votar las duras medidas de austeridad que permitan que las autoridades europeas adquieran un compromiso firme para salvar el país. Para ello, los líderes del Viejo Contienente han redoblado la presión sobre el presidente Yorgos Papandreu para que logre el mayor consenso posible.

De momento, Grecia necesita una ayuda urgente de 12.000 que le corresponden en el próximo tramo de ayuda para atender sus compromisos financieros y evitar la suspensión de pagos este mismo verano. Si no hay cambios en el calendario y Papandreu salva el escollo de la derecha helena, habrá una reunión decisiva del Eurogrupo el próximo 3 de julio. Y, si no hay escollos, habría una nueva reunión el día 11 para intentar consensuar los detalles del segundo rescate del país.

Vender sin miramientos

A la vista de que hasta hoy no pasa nada, los inversores empiezan a soltar lastre sin miramientos. La situación de alta tensión en Grecia se ha trasladado a España con gran virulencia. El jueves, el Ibex 35 vivió la peor sesión del año con una pérdida de 2,77% liderado por el sector financiero, que se desplomó con pérdidas de alrededor del 5% para los dos grandes bancos, Santander y BBVA. Y el viernes no hubo reacción alguna. El selectivo cayó otro 1,3% tras una nueva exhibición de debilidad en una sesión marcada por las dudas sobre la solvencia de la banca italiana.

Peor aún es lo de la prima de riesgo. El diferencial terminó el viernes en los 285 puntos básicos. Es decir, en los máximos del año, en una demostración de que el Consejo Europeo no ha despajado una sola duda sobre el futuro de los países sospechosos de requerir ayudas multimillonarias para salir adelante.

El umbral de los 300 puntos básicos que los expertos consideran como el límite permisible para la economía española está a un paso. Poco importó a los inversores que el Gobierno aprobara el viernes el techo de gasto. La diferencia entre los intereses que pagan España y Alemania por su deuda sigue creciendo hasta niveles de alto riesgo. Tanto que superan incluso los que España lucía cuando Irlanda fue rescatada por la UE y el FMI en noviembre del año pasado. Son las cotas más altas en 15 años, exactamente el mismo caso de Italia.

El panorama no puede ser más incierto para el país y para las entidades que tienen previsto salir a bolsa en un plazo máximo de tres semanas. Si el diferencial con Alemania saltara a los temidos 300 puntos básicos, sus ya de por sí complicadas ofertas de acciones serían sencillamente inviables. Se espera que los folletos de las colocaciones de Bankia y Banca Cívica se aprueben está misma semana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad