La guerra entre el FROB y los inversores gallegos de Novagalicia enfila el Supremo

stop

Hijos de Rivera, Coren, Copasa, Inversiones Subel y otras tres empresas se suman a Gadisa y pierden una reclamación de 20 millones en la Audiencia Provincial; Manuel Jove y Egasa siguen pendientes del recurso presentado por el fondo de rescate bancario

Manuel Añón, Manuel Jove, Roberto Tojeiro e Ignacio Rivera

en A Coruña, 10 de mayo de 2016 (04:27 CET)

La guerra entre el FROB y los inversores gallegos de Novagalicia enfila el Supremo
Hijos de Rivera, Coren, Copasa, Inversiones Subel y otras tres empresas se suman a Gadisa y pierden una reclamación de 20 millones en la Audiencia Provincial; Manuel Jove y Egasa siguen pendientes del recurso presentado por el fondo de rescate bancario
La revuelta de los empresarios gallegos contra el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que encabezó en un primer momento Manuel Añón, va camino de dilatarse por encima de los cuatro años y resolverse en el Tribunal Supremo. Añón fue uno de los primeros en alzar la voz para pedir a los inversores que aportaran una inyección de 70 millones en Novagalicia un año antes tomaran una postura unitaria contra la operación acordeón aplicada por el FROB antes de inyectar el dinero de Bruselas en la quebrada entidad. Aquel proceso hizo que se esfumara el capital invertido.

"Fue un contrato casi de adhesión, estábamos un poco entre la espada y la pared, Si no invertías, quedabas de traidor a Galicia. Es una estafa", llegó a declarar ante el juez Roberto Díaz Rincón, que se integró en el proyecto a través de Inversiones Gallegas del Cable.

Baile de recursos

Año y medio después de aquella declaración, la empresa, al igual que Hijos de Rivera, Coren, Copasa e Inversiones Subel, del ex dueño de Azkar Fernández Somoza, han visto como la audiencia provincial rechazaba su recurso para intentar recuperar el dinero. Corren la misma suerte Concable Inversiones y Río Breiro, vinculada a Jesús Alonso, el dueño de Jealsa. Entre todas habían invertido en Novagalicia 20 millones.

Gadisa, que había ganado la demanda en primera instancia, acabó por perder los 10 millones invertidos también en la Audiencia Provincial de A Coruña, después del recurso presentado por el FROB y Abanca. Quedan pendientes de resolución otras grandes empresas, como la Inveravante de Manuel Jove, Rodman y la constructora Ranebe 2003, que invirtieron 8 millones. En situación similar se encuentran el propio Añón o Egasa.

Por parte de las empresas, al menos aquellas que habían invertido una cantidad importante para impulsar a Novagalicia, continuarán los recursos hasta agotar el proceso o recuperar su dinero. El FROB ya había manifestado su intención de recurrir después de sus derrotas en el juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña. Y lo ha hecho bien, pues ha obtenido fallos favorables en la Audiencia Provincial que le permiten, de entrada, ahorrarse 30 millones.

Argumentos jurídicos

En su demanda, los inversores reclamaban que se declarase nula, por dolo o por error en el consentimiento, la venta de acciones formalizada el 12 de enero de 2012 sobre la base de un compromiso irrevocable de inversión, suscrito entre los meses de noviembre y diciembre de 2011.

Alegan que hubo engaño, que desconocían la verdadera situación financiera de la entidad. Sin embago, la Audiencia Provincial rechaza estos argumentos, al no ver probado dicho engaño.

De hecho, explica que no está justificado "desde el punto de vista estrictamente vinculado con la acción judicial ejercitada", que los empresarios no analizaran "con detenimiento y el apoyo técnico que fuera preciso", las condiciones de la operación, incluída la situación económica de la entidad.

Al respecto, la Audiencia de A Coruña cuestiona el hecho de "fiarse, tan solo, de la documentación preparada por Novacaixagalicia para la captación de inversores" .
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad