La desertización demográfica ya golpea a Galicia

stop

Los ponentes del debate de 'ED' en la Deputación de Lugo, Justo Beramendi, Carlos Ferrás y Gabriel Vázquez, sitúan la despoblación como el primer problema de la comunidad

De izquierda a derecha, Justo Beramendi, Julián Rodríguez, Xosé Gabriel Vázquez y Carlos Ferrás

11 de abril de 2014 (01:17 CET)

El año 1981 fue el último en el que Galicia garantizó su relevo generacional --que queda cubierta con una media de 2,1 hijos por mujer-- según las estadísticas. En la actualidad el crecimiento vegetativo y real de la comunidad es negativo, un problema no siempre puesto de relieve y que deriva en pérdida de poder económico, de influencia política a nivel estatal y que puede llegar a poner en jaque el mantenimiento del sistema de bienestar en un futuro.

De las causas y las posibles soluciones para atajar esta sangría demográfica que ya es una realidad en Galicia debatieron este jueves en la Deputación de Lugo tres invitados de excepción. El catedrático de Historia Contemporánea de la Universidade de Santiago de Compostela Justo Beramendi; el doctor Europeo en Geografía e Historia Carlos Ferrás, y el doctor en Sociología de la Universidade de A Coruña Xosé Gabriel Vázquez.

Ciclo 'Galicia, en clave económica'


Fueron los primeros ponentes del ciclo de debates organizados por Economía Digital Galicia, en clave económica, que afronta ya su segunda edición y que cuenta con la colaboración del Grupo El Progreso y del ente provincial lucense.

Antes del inicio del debate, el propio presidente de la Deputación de Lugo, José Ramón Gómez Besteiro, ya alertó de la importancia capital del problema de la despoblación en Galicia. “Es un problema ya presente”, indicó.

"Incentivos económicos serios"

En su intervención Beramendi, que analizó los cambios demográficos a lo largo de la historia, indicó que los problemas de despoblación de Galicia comenzaron ya en una etapa anterior a la crisis, aunque señaló la necesidad imperiosa de un cambio en las políticas económicas y empresariales para poder superar “el invierno demográfico”. “Si no se acaba con el paro juvenil y con el empleo precario difícilmente se podrá atajar esta situación, que de continuar llevará a Galicia a una situación insostenible. No habrá activos suficientes para poder garantizar las pensiones, habrá más contracción económica y la asistencia sanitaria tal y como la entendemos será inviable”, reflexionó.

El catedrático de Historia indicó que, en su opinión, sería necesario poner en marcha unos “incentivos económicos serios” por hijo e incluso llegó a barajar la posibilidad de 'penalizar' fiscalmente la no paternidad por parte de aquellas personas con edad y condiciones económicas, así como poner en marcha normativas contra la discriminación laboral de mujeres embarazadas.

Reinventar el rural


Por su parte, Carlos Ferrás destacó las características específicas de Galicia, como la existencia de más de 3.800 núcleos parroquiales y 315 concellos. “Desde 1987 entramos en recesión demográfica, pero España no, por lo que nosotros perdemos y ella gana; perdemos, por ejemplo, peso político en el reparto de diputados en Madrid”, señaló. “La proyección de cara a 2050 es grave, podemos perder cientos de miles habitantes, y ante eso, las cuentas no salen”, explicó.

Ferrás apostó por un cambio de modelo en el rural, que no condene el minifundio “pero lo reinvente”. “Hay que reinventar el medio rural, realzar por ejemplo la agricultura ecológica y dar paso a la ingeniería comercial, sabemos producir, pero no sabemos vender”, reflexionó.

Sin tasa de reemplazo


Por último, Gabriel Vázquez, coordinador de la obra Lugo Reacciona, que aborda precisamente la crisis demográfica en dicha provincia, alertó de que la despoblación es “el problema más grave como sociedad que tienen Galicia”. “El paro es un problema social, pero esta es una crisis que no sale en los barómetros. No hay tasa de reemplazo generacional, como sociedad podemos dejar de existir como tal en un plazo medio”, indicó.

“Asistimos a los primeros desiertos poblacionales dentro de la comunidad y este es un problema primordial que sólo se puede solucionar con voluntad política”, terció.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad