La comisión de las cajas renace muerta sin las actas de los consejos de Méndez y Gayoso

stop

Desde Novagalicia, José María Castellano, entonces su presidente, negó los documentos clave al Parlamento en 2013 

Fernández Gayoso y José Luis Méndez durante su comparecencia en el Parlamento

en A Coruña, 09 de noviembre de 2016 (04:06 CET)

"Afecta a terceras personas". Ese fue el argumento que ofreció públicamente el entonces presidente de Novagalicia Banco, José María Castellano, para no facilitar las actas de los consejos de administración de las extintas cajas gallegas al Parlamento. Lo aseguró en el verano de 2013, cuando estaba en su momento decisivo la frustrada comisión de investigación de las cajas, y cuando pasaron por O Hórreo parte de los protagonistas del mayor fiasco financiero de la historia de Galicia. 

Las actas de los consejos de administración de Caixa Galicia y Caixanova se encontraban entonces, cuando se llevó a cabo la comisión de investigación que ahora se intenta reabrir, en poder la entidad financiera resultante, Novagalicia. Fueron inútiles los intentos de algunos diputados. La respuesta no varió, aunque fuera una petición formal realizada en sede parlamentaria: "Afecta a terceras personas". 

La gestión de Méndez y Gayoso 

Las actas de los consejos de administración de ambas entidades resultan claves para conocer uno de los ejes del fiasco, el de la gestión interna de las propias cajas, lideradas hasta la fusión por José Luis Méndez (Caixa Galicia) y Julio Fernández Gayoso (Caixanova). De la elaboración de dichas actas se encargaban, tradicionalmente, los propios secretarios de los consejos. En el caso de Novagalicia, el responsable era Francisco Serna, hoy desvinculado de Abanca. 

La reapertura de la comisión de investigación, que el PP, a través de su portavoz, Pedro Puy, intenta rebajar simplemente a la elaboración de las conclusiones, renacerá coja sin esos documentos. El propio Puy apuntó que la comisión, en la pasada legislatura, "trabajó mucho, reunió mucha documentación y muchos testigos". "Pero falta la fase de elaboración del dictamen, su debate y aprobación para saber qué fue lo que pasó", señaló el responsable de los populares la pasada semana, dejando claro que no tiene intención de desandar lo recorrido en 2013.

En Marea se acerca

El grupo parlamentario que más se ha acercado al objetivo de reconstruir con nuevos documentos que faltaron en aquella comisión es En Marea. Lo ha hecho a través de su viceportavoz, Antón Sánchez. La formación solicita una reconstrucción de la comisión, con nuevas aportaciones, sobre todo aquellas que tienen una derivada política, pero no las actas de los consejos de administración. 

En Marea se aproxima al núcleo del fiasco, en su vertiente política, al exigir "que en esta ocasión sí se ofrezcan los documentos bloqueados en la pasada legislatura, como la carta de encargo de la Xunta a la auditora KPMG, los informes de los técnicos de Facenda sobre la fusión, toda la documentación disponible sobre el proceso de venta de Novagalicia Banco y, muy especialmente, todos los informes y documentos que estaban encima de la mesa del Consello de la Xunta de 18 de noviembre de 2010, en el que se autorizó la fusión de Caixa Galicia y Caixanova".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad