La captación de pasivo y la gestión de la mora, claves del resultado de Abanca

stop

La entidad recorta su morosidad casi seis puntos, hasta el 11,9%, e incrementa su cuota de depósitos por encima del crecimiento de su inversión crediticia

E.D.G.

Francisco Botas, Juan Carlos Escotet y Javier Etcheverría durante la presentación de resultados de Abanca
Francisco Botas, Juan Carlos Escotet y Javier Etcheverría durante la presentación de resultados de Abanca

en A Coruña, 26 de febrero de 2015 (21:06 CET)

Juan Carlos Escotet ha logrado que Abanca crezca más en captación de depósitos que en inversión crediticia, sobre todo en el último tramo del año, tras haberse hecho con las riendas efectivas de la entidad en junio. Y aunque parezca sorprendente, esta dinámica no siempre fue así para la antigua Novagalicia, sobre todo en los últimos ejercicios. Esta es una de las claves que ayudan a entender el vuelco en la gestión de la entidad, que le ha llevado a presentar un beneficios consolidados antes de impuestos, y también antes de aplicar los créditos fiscales, por importe de 601 millones de euros. A ello se une la gestión de la mora. A principios de 2014, la tasa de morosidad de Abanca se situaba en el 17,6% sobre el crédito bruto. Al cierre del año se había recortado 5,7 puntos, hasta el 11,9%.

La recta final del año fue especialmente activa en cuanto a la gestión comercial de Abanca. Los depósitos de los clientes crecieron un 9,7% en el último trimestre del año, mientras que la inversión crediticia lo hizo ligeramente por debajo, un 9,5%.

Financiación minorista

Esta dinámica vino a apuntalar la posición de la entidad en el  mercado gallego: su cuota de mercado en crédito, hasta el 30%, creció 146 puntos básicos, pero más lo hizo en cuanto a la captación de pasivo, ya que sumó 153 puntos básicos con respecto al cierre de 2013. Abanca consolida así el liderazgo en el mercado de depósitos en Galicia, con una cuota del 40%. El año pasado, la financiación del crédito minorista con depósitos minoristas se situó en el 92,3%.

En términos globales, Abanca señala que relanzó en 2014 la concesión de financiación, que creció un 30,6%, (la inversión crediticia se situó en 26.494 millones de euros), e incrementó notablemente la captación de depósitos, que aumentaron un 26,4%, hasta los 40.713 millones. Ese impulso en la captación de pasivo, con un crecimiento de los recursos de clientes minoristas de 4.254 millones de euros, representa un alza de un 15,5% sobre el ejercicio anterior.

Márgenes

El margen de intereses, que es básicamente la diferencia entre los tipos que cobra por los préstamos que concede menos los intereses que paga a la clientela por los depósitos, se situó en 559 millones de euros. Y esta es otra de las claves del resultado, ya que a provisiones y saneamientos destinó 173 millones, frente a los abultados importes de otros años, que condicionaban el resultado. La recuperación del margen comercial fue creciendo durante todo el año, hasta registrar un alza acumulada del 26,7%.

Abanca todavía tiene una capacidad de emisión superior a los 3.400 millones, lo que sumado a los activos líquidos disponibles (unos 8.000 millones), le conceden una posición de liquidez superior a los 11.000 millones de euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad