La Audiencia Nacional apunta a José Luis Pego como clave para encarcelar a los ex directivos

stop

Los embargos a Gregorio Gorriarán cubrían los casi cuatro millones que debía reintegrar y Rodríguez Estrada quedó eximido de abono alguno, pasando a ser responsable civil solidario, como Gayoso y Pradas

José Luis Pego / EFE

en A Coruña, 19 de enero de 2017 (06:01 CET)

El auto de ingreso en prisión de los ex directivos de Novagalicia apunta en una inequívoca dirección para armar los fundamentos sobre los que se sustenta la decisión de su encarcelamiento. Y hay un nombre que emerge como clave para explicar el rechazo de la Sala Tercera a suspender los dos años de prisión para los cinco condenados. Se trata de José Luis Pego Alonso, el que fuera ex director general de la caja fusionada, y al que el auto atribuye, directamente pero sin citarlo, la negativa o imposibilidad para devolver parte de las indemnizaciones que faltan o a cubrir las garantías necesarias para evitar la ejecución de la condena.

El auto de la sala presidida por Alfonso Guevara establece, por descarte, la prelación de coberturas presentadas y las que faltan. Se han garantizado devoluciones por 5,2 millones, cuando la última sentencia establece en 10,4 millones los importes a reintegrar. Si se tiene en cuenta que Julio Fernández Gayoso y el abogado Ricardo Pradas Montilla han sido encarcelados como responsables civiles solidarios, sin que tengan que devolver nada porque nada ilegal cobraron, quedan tres de los cinco directivos. 

Rodríguez Estrada y Gorriarán

Tras la sentencia del Supremo que obligaba a recalcular las indemnizaciones, otro de los ex directivos, Rodríguez Estrada, pasó a la misma condición que Gayoso y Pradas, responsable solidario, sin que tampoco tuviera que devolver cantidad alguna, de cuyo pago quedó por tanto eximido. Inicialmente, tras el primer fallo de la Audiencia Nacional, Rodríguez Estrada debía devolver  240.000 euros. 

En el caso de otro de los ex directivos, Gregorio Gorriarán Laza, el auto explica claramente que, en su caso, la venta de uno de los inmuebles embargados asciende a 4 millones de euros, que forman parte de esos 5,2 millones cuya devolución estaba garantizada, pero que no llegan a para cubrir el total a devolver, los 10,4 millones. Aparentemente, si se atiende al auto, con la venta de ese bien embargado a Gorriarán por 4 millones ya estaría ejecutada la devolución de su indemnización, ya que era precisamente esa la cantidad que, tras el nuevo cálculo, debía reintegrar el que en su día fue responsable de la división inmobiliaria de Novagalicia. Por tanto, con el auto de Guevara en la mano, Gorriarán ya habría satisfecho, íntegramente la devolución de su indemnización. 

El papel de Pego

Queda, por tanto, solo un ejecutivo de los cinco condenados, al que apunta la Audiencia Nacional. Se trata de José Luis Pego, quien recibió la indemnización más alta. Responsables solidarios Gayoso y Pradas, eximido de devolución alguna Rodríguez Estrada y cubierta la devolución por parte de Gregorio Gorrirán, aunque también en prisión, solamente queda el que fuera director general. En este punto, sin mencionarlo, el auto alude a que otras de las garantías presentadas son embargos inmobiliarios tasados que rondan los 1,2 millones, sin llegar a ser suficientes para cubrir esos 10,4 millones. 

En su primer fallo, la Audiencia Nacional resolvía que Pego, ex director de Novagalicia, debía reintegrar 8,6 millones; Gregorio Gorriarán, antiguo responsable del grupo inmobiliario, 5,2 millones, y Oscar Rodríguez-Estrada, 240.000 euros. Pero el Supremo, cuando confirmó los dos años de prisión para los ex directivos, advirtió que  hubo "un llamativo error" en las cuantías fijadas y obligó a la Audiencia Nacional a recalcular los importes. 

Tras el nuevo cálculo, en el que se basa ahora el auto de ingreso en prisión de la Audiencia Nacional pese a estar recurrido por los ex directivos, Pego debe reintegrar 6,4 millones, Gorriarán, 3,9 millones y Rodríguez Estrada quedó eximido, pasando a ser responsable civil solidario, como Fernández Gayoso y Pradas, si a finalmente Pego y Gorriarán no ejecutan sus respectivas devoluciones. Con las garantías de Gorriarán cubiertas, solo queda José Luis Pego.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad