La 'abdicación' de Papandreu estrella las Bolsas europeas

stop

Las bolsas se tiñen de rojo y los inversores inician noviembre con ventas tras la convocatoria en Grecia de un referéndum sobre los recortes. El Ibex cae más de un 4% y pierde todo lo recuperado el último mes

01 de noviembre de 2011 (18:07 CET)

El parqué madrileño cerró la sesión del martes con una caída del 4,19%, que le llevó a quedarse en los puntos 8.500 puntos, con todos sus valores en negativo, pero especialmente los bancos, que en algunos casos han cedido más de un 5%.

En concreto, el Ibex 35 terminó la jornada en los 8.579,6 enteros, después de abrir en 8.700 puntos y llegar a caer hasta un 5% en torno a las 14.00 horas, tras conocer la decisión griega de convocar un referéndum para decidir si aceptar o no el nuevo paquete de ayuda de la Unión Europea.

El sector de la banca fue uno de los más afectados por los retrocesos. Así, Caixabank se dejó un 5,98% al cierre; Popular cayó un 5,43%; el Santander perdió un 4,76%; Bankinter se dejó un 4,72%; BBVA cedió un 3,99% y Sabadell se anotó una caída del 3,75%.

La caída de la Bolsa española ha sido algo inferior a la que sufrieron el Dax alemán (-5%), el Cac francés (-5,38%), el Mibtel italiano (-6,8%) y el Ftse británico (-2,5%).

Este baño de números rajos ha estado acompañado además por una fuerte subida de la prima de riesgo española que se situó en los 387 puntos básicos, mientras que la italiana se disparó hasta los 444 enteros.

El efecto dominó


El país más castigado en Europa es Italia, cuya deuda pública supera el 120% de su Producto Interior Bruto (PIB).

Con el Gobierno de Silvio Berlusconi dividido por los recortes exigidos por Europa, los mercados temen que sea el siguiente socio de la eurozona en no poder pagar sus deudas.

Pese a la compra de deuda por parte del Banco Central Europeo en los mercados secundarios, la presión sobre este país --y sobre España-- no se relaja.

El diferencial italiano se disparaba de 405 al récord histórico de los 450 puntos, pagando un 6,3% de intereses, lo que supone volver a los peores niveles de agosto, cuando el organismo monetario aún no había intervenido para salvar a estos dos países.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad