stop

El exvicepresidente del Popular residirá en la capital, "exilio" para muchos ejecutivos de las cajas gallegas tras el fiasco de Novacaixagalicia

A Coruña, 19 de junio de 2017 (15:55 CET)

Para el sector financiero gallego, siempre quedará Madrid. Al menos, para los integrantes de tan selecto club, que han protagonizado en los últimos años todo un éxodo, con cambio de residencia incluido. Primero, tras la fusión de Caixa Galicia y Caixanova, fueron los ejecutivos de la malograda Novacaixagalicia. Y, ahora, tras la desaparición del Banco Pastor en su segunda venta en cinco años, es José María Arias quien hace las maletas. El destino, Madrid.

El expresidente del Banco Pastor, que era a su vez vicepresidente del Popular, mantendrá varias de las residencias que tiene actualmente, repartidas entre el centro de A Coruña y municipios residenciales como Oleiros, pero establecerá su base de operaciones en Madrid. Así lo aseguran varias fuentes cercanas al banquero, que eluden explicar el motivo de su marcha.

Arias mantendrá sus rensidencias en A Coruña y Oleiros, pero Madrid será su base de operaciones

José María Arias está actualmente al frente de la Fundación Barrié, con un proyecto que se sostiene por los alquileres de oficinas que le abonaba hasta ahora el Popular, y que está por ver si el Santander mantiene. La fundación llevaba dos años sin recibir dividendos del banco.

Arias también afronta una marcha de ejecutivos en la propia fundación. Ana José Varela, que era directora de inversiones de la institución y persona de máxima confianza, se bajó del carro el pasado mes de febrero con destino a la OCDE. Varela era directora de inversiones de la fundación desde 2012, y antes había forjado su carera en el Pastor.

El exilio de las cajas

La mudanza de Arias a Madrid se viene a sumar a las que realizaron otros ejecutivos de las malogradas cajas gallegas. Por ejemplo, Javier García de Paredes, número dos de Méndez y uno de los directores generales adjuntos en Novacaixagalicia, se ha instalado en la capital de España, y ha abierto un despacho de abogados. También lo han hecho otros ex de Caixa Galicia como Francisco Senra o Francisco Zamorano.

Del lado de Caixanova, el viaje ha sido de ida y vuelta para ejecutivos como José Luis Pego, que durante unos años, tras su salida de Novagalicia, residió en Madrid, y ahora lo hace en la prisión de A Lama, en Pontevedra. Igual trayecto hizo Goyo Gorriarán Laza, ex director inmobiliario, que tras abandonar Novacaixagalicia compaginó residencias entre Vigo, Vizcaya y Madrid antes de recalar finalmente en A Lama, previo paso por la Audiencia Nacional. El motivo, en estos dos últimos casos, las indemnizaciones millonarias y, a la postre, ilegales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad