José María Arias se ampara en el Banco de España durante su declaración

stop

El presidente de Banco Pastor compareció en los juzgados de A Coruña durante más de cuatro horas

25 de febrero de 2014 (15:09 CET)

El presidente de Banco Pastor, entidad integrada en Banco Popular, José María Arias Mosquera, ha apelado a “dejar que los tribunales hagan su trabajo”, cuando abandonaba los juzgados de A Coruña donde declaró durante unas cuatro horas a raíz de la denuncia presentada por un pequeño accionista por los supuestos delitos de administración fraudulenta, delito societario, falsedad documental y dos delitos relativos al mercado y a los consumidores.

La declaración del presidente de Banco Pastor concluyó pasadas las dos y media de la tarde. Si bien el banquero fue esquivo con la prensa, el abogado de la acusación, Carlos Deutú, explicó que Arias contestó a todas las preguntas amparándose continuamente en el informe del Banco de España, que no detectó irregularidades en la entidad.

El banquero, que tras la absorción del Banco Pastor fue nombrado vicepresidente del Banco Popular, compareció durante unas cuatro horas ante la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de A Coruña. También figura como imputado el que fuera consejero delegado del Banco Pastor, Jorge Gost, que declarará el próximo viernes.

El Banco de España "le daba cobertura"

Deutú ha indicado que la declaración de Arias se ha desarrollado en la línea que “esperaban”. Arias Mosquera dio declaraciones “que se amparan en el Banco de España”.

Respecto al interrogatorio, explicó que contestó a todas las preguntas, tanto de la jueza como de la acusación, ya que la Fiscalía no estuvo presente. “No le podemos poner ninguna pega”, admitió.

En cuanto al contenido de la declaración del presidente del Banco Pastor y vicepresidente del Banco Popular, ha reiterado que, en todo momento, se ha basado en que el Banco de España "le daba cobertura". "Que tenían recomendaciones que se van transformando con el paso del tiempo en los decretos De Guindos", apuntó en alusión a éstas y otras normativas para el sistema financiero español.

Denuncia


La querella fue presentada por un pequeño accionista de Barcelona en relación a los ejercicios 2008, 2009 y 2010, cuando el demandante sostiene que las cuentas "eran falseadas mediante una trama financiera articulada con sociedades de las que el propio Banco Pastor era propietario", de forma que la entidad habría ocultado en sus balances las pérdidas de empresas inmobiliarias que eran de su propiedad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad