José Luis Castro, el afectado por las preferentes que recuperó su inversión

stop

Una sentencia obliga a NGB a devolverle a este pontevedrés unos 7.500 euros por colocarle este producto

16 de julio de 2012 (16:42 CET)

El cliente afectado por la venta de preferentes en una sucursal de Dena, en la localidad pontevedresa de Meaño, para el que la Justicia falló a su favor se ha declarado "súper feliz" por el anuncio de NGB de que no recurrirá la sentencia.
José Luis Castro Méndez señala que, aunque su confianza está "muy tocada", tiene que seguir vinculado a la entidad con la que firmó en su día una hipoteca y un crédito.

El pasado fin de semana saltó la noticia. El juzgado número 1 de Cambados falló a favor un empleado de un almacén ubicado en la parroquia de Barrantes, en Ribadumia, al que la entidad deberá abonar 7.560 euros, más los intereses que procedan. Ese montante se corresponde con casi todo el depósito que hizo en la entidad.

Limpiar la imagen

El declaraciones a EP, tras conocer la intención de NGB de no recurrir la sentencia, Castro, aseguró que “se siente súper feliz” y que para él es “un día grande”.

En todo caso, indicó que su confianza está “muy muy tocada” porque se sintió “engañado y estafado”, aunque cree que en un futuro “a lo mejor puede recuperar la confianza en el banco”. “Me parece muy bien que quieran limpiar su imagen porque lo que han hecho ha sido denigrante”, aseveró Castro Méndez.

El caso de Castro Méndez

Muy crítico con la actuación de su entidad, el afectado ha explicado que "nunca" le dijeron que tenía ese producto y ha añadido que en los propios papeles bancarios está escrito, "de puño y letra" del director de la entidad de entonces, que la disponibilidad del dinero era inmediata y "sin penalizaciones".

Méndez cuenta como en 2008 un plazo fijo con la entidad, a seis meses, para obtener un pequeño beneficio de ese dinero que tenía ahorrado, puesto que la entidad le cobraba "mantenimiento" de la cuenta, de forma que compensase ese gasto.
Sin embargo, le ofrecieron este otro "producto", el cual se lo presentaron con "ventajas", porque "no tenía penalización" si se retiraba antes de seis meses, como sí ocurría con el plazo fijo, y le dijeron que dispondría de "liquidez" cuando lo solicitase.

Otros familiares

Este varón de mediana edad afirma que tiene familiares que también tienen preferentes, pero que no han denunciado, aunque "hablaron con el director y les dijo que no tenían problema". "Yo necesitaba el dinero y me encontré en esta situación muy desesperada", apostilla.

Por eso, indicó que "cogió los papeles" y se fue a un abogado. "Me pasa esto, ¿esto es normal? Aquí pone liquidez inmediata y por escrito", rememora José Luis.

En este sentido, "anima" a todos los que se encuentren en su situación a denunciarlo, si bien reconoce que los casos pueden ser distintos. "Lo que sí sé es lo que yo tenía", dice.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad