Francisco Botas aplaude a Javier Etcheverría en su despedida de la presidencia de Abanca / Abanca

Javier Etcheverría, el banquero que supo pactar

stop

Adiós a un ejecutivo que acertó integrando el Banco Etcheverría en Banesco, frente al fiasco de las cajas y los errores de José María Arias en el Pastor

en A Coruña, 27 de junio de 2017 (05:00 CET)

Se va un banquero que ha hecho historia. A su manera, en voz baja. Javier Etcheverría de la Muela (A Coruña, 1933) tiene la afabilidad por norma. Sin embargo, a buen seguro son otras las virtudes que a lo largo de los años trascenderán del que fue presidente del Banco Etcheverría, primero, y de Abanca, después. Entre ellas, su acierto para pactar en el momento oportuno con el grupo adecuado.

El Banco Etcheverría, bonsai de las finanzas españolas, corría el riesgo de pasar a la insignificancia en medio de las convulsión de la crisis hasta que llegó Juan Carlos Escotet. Y de un banco con sede en Betanzos y crecimiento contenido,  hasta hacerse con Novagalicia, la resultante de la fusión de las cajas. Sucedió en 2013. Con la llegada de un desconocido hasta entonces grupo venezolano, y el cadáver de Caixa Galicia y Caixanova encima de la mesa de las autopsias, se abrió todo un mundo para la diminuta entidad financiera de los Etcheverría, que en solitario, el mismo año que llegó Banesco, declaraba un beneficio de apenas unos cuatro millones de euros.

La gran escalada

Su hoja de servicios dice que Javier Etcheverría fue presidente de Banco Etcheverría desde 1980. Ejerció como abogado durante un breve espacio de tiempo antes de incorporarse al banco familiar como director general. En 1960 fue nombrado vicepresidente y en 1980 asumió la presidencia. En junio de 2014, el vuelco es total. El financiero es nombrado presidente del consejo de administración de NCG Banco, actualmente Abanca Corporación Bancaria. ¿Qué había sucedido hasta entonces?

Fue en diciembre de 2012 cuando todo cambió. Ese mes, Banesco Grupo Financiero Internacional, presidido por Juan Carlos Escotet, adquiría la mayoría de Banco Etcheverría, fundado en 1717. El pacto establecía que Javier Etcheverría continuaría como presidente de la entidad resultante, y el entonces consejero delegado de Banco Etcheverría, Francisco Botas, seguiría en el puesto y lideraría el crecimiento. Y hasta hoy.

Por la puerta principal

La entrada del primer banco privado de Venezuela incluía la compra del 44,7% de Novagalicia Banco y otra parte a la familia Etcheverrría para convertirse en el accionista de referencia. Con anterioridad, la  gran transformación que vivió el Etcheverría se produjo en 2002 con la entrada de Caixa Galicia, que se hizo con el 37,2% del capital. Por primera vez en dos siglos, los Etcheverría daban entrada en ese momento a un socio ajeno a la familia. Fue una operación liderada por José Luis Méndez a través de la Corporación Financiera de Caixa Galicia, e incluso llegó a colocar a uno de sus hijos, Lis Méndez Pascual, en el consejo del banco betanceiro.

La historia reciente y la crisis se han encargado de demostrar que la fusión de las cajas, de 2010, fue el peor pacto de los posibles. De ello fueron protagonistas Julio Fernández Gayoso y el propio Méndez. Y también los años han demostrado que el Banco Pastor eligió un mal compañero de viaje cuando José María Arias aceptó la integración en el Popular de Ángel Ron, hoy en manos del Santander tras una expropiación exprés. Javier Etcheverría es el único de todos ellos que se va del banco por la puerta principal.

 

Hemeroteca

Abanca
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad