Italia extiende los recortes y endurece las pensiones para evitar la quiebra

stop

PAQUETE DE MEDIDAS 'ANTICRISIS'

El nuevo PM italiano abandona el palacio del presidente Napolitano

05 de diciembre de 2011 (00:17 CET)

Italia ha vivido este domingo uno de los episodios más amargos de su historia reciente. El primer ministro, Mario Monti, ha anunciado al país transalpino un duro paquete de medidas económicas para ahorrar unos 25.000 millones de euros y salvar a Italia de la bancarrota. La ministra de Trabajo, Elsa Fornero, ha llorado al comunicar el mensaje que llevaba preparado: el aumento de la edad de jubilación y la ampliación de los años de cotización mínimos para tener derecho a una pensión.

Para dejar de trabajar y disponer de un subsidio serán necesarios tener cotizados 42 años en el caso de los hombres y 41 para las mujeres (actualmente se necesitan 40). Se alarga también la edad de jubilación, que llega ahora a los 66 años frente a los 60 actuales, la edad mínima para las mujeres.

Las medidas también incluyen el aumento de impuestos a las rentas superiores a los 75.000 euros anuales, un impuesto a la vivienda (similar al IBI español) y la congelación de las pensiones, salvo la mínima de 516 euros.

Copago en Sanidad

Las medidas del gobierno de emergencia también incluyen el copago en sanidad, que fija un coste de 10 euros por día de hospitalización y carga los medicamentos a cuenta de los pacientes. Por otro lado, el IVA sube un 2%.

De cara a las rentas altas, se crea un impuesto para los bienes de lujo como aviones, barcos y coches de alta cilindrada. Para evitar la evasión fiscal, los bienes y servicios con valor de más de 1.000 euros no podrán ser pagados en efectivo.

“Italia tiene pocos meses de vida. Si no intervenimos de inmediato, vamos a la quiebra. No lograremos pagar los salarios de los funcionarios públicos y en todo el país se paralizarán los autobuses y tranvías. Será una catástrofe”, ha anunciado el primer ministro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad