José María Arias, presidente de la Fundación Barrié y ex vicepresidente del Banco Popular
stop

La ampliación de capital ejecutada por Ángel Ron y la resolución de la entidad tienen un impacto de 170 millones en la fundación que dirige José María Arias

Rubén Rodríguez

Economía Digital

José María Arias, presidente de la Fundación Barrié y ex vicepresidente del Banco Popular

en A Coruña, 11 de julio de 2017 (05:00 CET)

La Fundación Barrié ha hecho público el balance del ejercicio 2016, en el que cierra sus cuentas con unas pérdidas de 165,7 millones. Semejante destrozo está directamente vinculado al deterioro de su participación en el malogrado Banco Popular, ahora en manos del Santander.

La resolución de la entidad financiera por parte del Banco Central Europeo debido a su “inviabilidad” liquidan en poco más de año y medio un patrimonio de 170 millones que sumaba la institución a comienzos de 2016, cuando controlaba un 2,58% del banco.Es un duro castigo para la Barrié, que una vez reducido a cero el capital del Popular ve como se esfuma algo más de la mitad de su patrimonio, pasando de los 311 millones a cierre de 2015 a los 144,1 millones actuales.

La Fundación Barrié ya había perdido unos 300 millones durante la etapa de Ángel Ron 

El grueso del daño, en realidad, ya estaba hecho cuando Emilio Saracho llegó al rescate del banco, debido al deterioro de las acciones en bolsa y a las ampliaciones de capital ejecutadas por Ángel Ron, que dejaron a la Barrié con solamente un 1,48% de los títulos.

Este debió ser uno de los argumentos centrales de José María Arias cuando se sumó a las manos críticas que empujaron a Ron fuera del Popular. Pese a que el grueso de la valoración de las acciones, que alcanzaba los 384 millones en 2013, se había esfumado, con la resolución del banco se elimina la posibilidad de recuperación para la fundación y los antiguos accionistas que no acudan a los tribunales.

Dos fuentes de ingresos

La viabilidad de la institución, que dedica su actividad a la acción educativa, cultural y a programas sociales, pasa ahora por dos fuentes de ingresos. La fundamental deriva de los activos que tiene arrendados al propio Banco Popular y que le reportan más de 5,8 millones al año.

“Según contrato, el arrendamiento de los inmuebles se mantendrá como mínimo 20 años, prorrogables hasta un máximo de 40 años, con opción de recompra”, dice la fundación en su memoria de ejercicio, en la que prevé unos ingresos de 77,4 millones durante los años que restan de alquiler, 5,9 millones durante este 2017.

Los arrendamientos al Popular aseguran a la Fundación Barrié ingresos de casi seis millones al año

La Barrié se anotó también ingresos financieros por valor de tres millones durante el ejercicio. Este sería el segundo bastión en pie de la institución, que maneja una larga lista de inversiones.

A cierre de ejercicio, contaba con 7,7 millones en acciones de las cotizadas españolas, destacando los 2,1 millones en acciones de Telefónica. Otros 13,8 millones valían sus inversiones financieras a corto plazo en empresas y fondos. Los valores representantivos de deuda estaban valorados en 3,7 millones. 

Consulte aquí las inversiones financieras de la Fundación Barrié 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad