Guía práctica para no pagar descubiertos en cuenta

stop

Las comisiones de los bancos por este concepto no suelen bajar de los 40 euros

22 de marzo de 2014 (11:44 CET)

De todas las comisiones que nos puede cobrar el banco, quizá la más engorrosa de pagar sea la de descubierto, ya que suele deberse a un descuido por nuestra parte perfectamente evitable y además se trata de una de las comisiones más caras que pocas veces baja de los 40 euros. La entidad nos cobra por tres conceptos: reclamación por posiciones deudoras (unos 35 euros), comisión por descubierto (sobre el 4,5%) e interés del descubierto (en torno al 9,5% TAE).

Si no queremos encontrarnos con esta desagradable sorpresa en nuestro extracto bancario, podemos recurrir a varios trucos:

1. Tener la cuenta en un banco que atienda descubiertos

Aunque la mayoría de bancos cargan comisiones por descubierto y establecen un tipo de interés parecido, si analizamos las tarifas de los principales bancos podemos encontrar algunas excepciones favorables para el cliente. Es el caso de la Cuenta Inteligente de EVO y la Cuenta Joven de EVO, que no cobran por reclamación de posiciones deudoras ni por descubierto y, en el caso de la Cuenta Inteligente, solo aplican un tímido interés de demora del 1% nominal anual, sin duda el más bajo de todo el mercado.

Otra excepción es el Servicio Nómina de Unicaja, que permite tener descubiertos de hasta 300 € en la cuenta sin intereses, deuda que será saldada con la nómina del mes siguiente. No obstante, en el tablón de tarifas de la entidad establecen una comisión por descubiertos de un 4,50% sobre el mayor saldo deudor con un mínimo de 15 € y una comisión por reclamación de posiciones deudoras de 35 €.

Otras cuentas que no cobran comisiones por descubiertos son las cuentas de Openbank, de Citibank o de ING Direct y el interés de demora se sitúa en el tipo estándar: 9,57% TIN, 9,48% TIN y 9,57% TIN respectivamente.

2. Tener dos cuentas en la misma entidad

Si tenemos dos cuentas en un mismo banco y una de ellas se queda a cero pero en la otra hay dinero, en la mayoría de los bancos no habrá ningún problema: sencillamente, harán un traspaso de dinero de una cuenta a otra por el importe justo para pagar la factura recibida. Aunque se trata de una práctica habitual, no está de más hablar con nuestro banco para asegurarnos de que efectivamente lo hacen así.

3. Pactar con el banco que nos avise antes de cobrar

Si tenemos buena relación con el banco podemos acordar que no cobren el recibo hasta que haya dinero en la cuenta. Los bancos no tienen por qué cobrar el recibo inmediatamente, pueden detener la orden de cobro un par de días, por lo que tienen tiempo de llamarnos y esperar a que hagamos una transferencia inmediata para poder cobrar la factura sin pasar a números rojos.

4. Conseguir un anticipo de nómina


No solo podemos pedírselo a nuestro jefe, sino también a nuestro banco. Entidades como La Caixa, Bankinter o Banco Popular, entre otras, anticipan unos días la nómina, y cuentas como la Cuenta Expansión Sabadell adelantan al día 25 el cobro de las pensiones, de forma que aunque nuestra empresa aún no nos haya pagado, nosotros ya podamos disponer de la mensualidad.

5. Pedir un mini crédito


Si ya prevemos que acabaremos el mes con un descubierto, una forma no evitar el pago pero sí de pagar menos, es contratar un mini crédito.

Aunque parezca mentira, un descubierto de 100 euros durante 7 días en un banco como Santander puede costarnos 53,56 euros; sin embargo pedir un mini crédito de 100 euros durante una semana en Vivus (gratis), QueBueno, ViaSMS o Pepedinero.com solo nos costará 7 euros (ver cálculos en más detalle en este artículo).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad