Guardiola apuesta por crear un 'banco malo' español

stop

NUEVO FONDO GUBERNAMENTAL

Jaume Guardiola, consejero delegado de Banc Sabadell

21 de octubre de 2011 (14:34 CET)

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, apuesta por crear un banco malo en España para completar el saneamiento inmobiliario de las entidades financieras del país. Asegura que tras la inyección de la propia banca de más de 100.000 millones en los últimos años para sanear los activos problemáticos, es el momento de dar un paso más. Una decisión que estará en manos del Gobierno de salga de las urnas el 20N.

“Los esfuerzos hasta ahora no han salido". El directivo ha explicado que las consecuencias de la burbuja inmobiliaria todavía suponen un lastre para las entidades financieras. Afirma que segregar los activos en una sociedad inmobiliaria independiente del negocio financiero no elimina la dependencia; si la inmobiliaria necesita capitalizarse, lo más probable es que ponga el dinero la entidad de la que depende.

Guardiola considera que, como la valoración de los activos ya ha sido ajustada por las entidades, el supuesto banco malo generaría menos pérdidas. Ante los empresarios congregados por Esade en el Meeting Point, ha mostrado un esquema que pasa por crear un fondo gubernamental que comprase los activos inmobiliarios a la banca con descuento y pagase a cambio a las entidades con bonos del propio fondo (deuda pública).

Asimismo, ha defendido que ahora es el momento oportuno. Según su punto de vista, si la cuestión se hubiera abordado antes se hubiera mezclado con el proceso de recapitalización de las entidades. “No acompañaba la consolidación”.

Nuevas fusiones de más envergadura


En cuanto a la reordenación del sector, el consejero delegado ha asegurado que el proceso está en las últimas etapas “pero en lo más difícil, porque son operaciones más gruesas”. Eso sí, no ha soltado prenda del papel que jugará Banc Sabadell en la nueva ronda de integraciones.

Guardiola también hablado de la capitalización del sistema, con más de 17.600 millones inyectados por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (frob). “El coste no será tan bajo como hasta ahora”, cuando equivale al 1,7% del PIB. Eso si, según su previsión, tampoco superará a otros procesos vividos en Europa, donde ha llegado al 8% del PIB.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad