Grupo Colmeiro sobre las cláusulas suelo: "Es una lección al sistema judicial español"

stop

El grupo de debate y análisis económico anima a la banca a tomar nota sobre las ventajas obtenidas indebidamente en detrimento del consumidor

El Catedrático de Economía Aplicada, Luis Caramés, dirige el Grupo Colmeiro

en A Coruña, 22 de diciembre de 2016 (19:43 CET)

El Grupo Colmeiro ha hecho pública su reflexión respecto a la resolución del Tribunal de Justicia Europeo sobre las cláusulas suelo, que obliga a la banca a devolver el dinero indebidamente cobrado a sus hipotecados desde el mismo momento de constitución de la hipoteca, y no a partir de 2013 como sentenció el Tribunal Supremo, alegando razones de estabilidad financiera para no aplicar la retroactividad.

El catedrático de Economía Aplicada, Luis Caramés, "la cantidad final que las entidades bancarias tendrán que desembolsar dependerá de cuántos clientes se animen a ir a los tribunales para recurrir y de la cantidad de casos que los jueces consideran que se ajustan a las directrices del Supremo sobre cláusulas suelo abusivas". Sin embargo, destaca que el tribunal europeo establece una referencia fundamental a tener muy en cuenta en el futuro respecto a las ventajas indebidamente obtenidas en detrimento del consumidor.

Previsible arbitraje

El profesor de Derecho Constitucional de la UDC, Santiago Roura, apuntó que las reclamaciones que se produzcan ya no estarán bajo la aplicación de la sentencia del Tribunal Supremo desde el punto de vista jurídico, sino de la nueva resolución de la justicia europea.

Por lo tanto, la consideración sobre el vicio de nulidad de las cláusulas en sí no es tan acuciante como los efectos de dicha nulidad. En opinión de Roura, "cabe esperar que los servicios jurídicos de las entidades bancarias arbitrarán procedimientos extrajudiciales de restitución de lo indebidamente cobrado, que evitarían costes de oportunidad innecesarios, como condenas en costas o incrementos de cantidad en aplicación de intereses de mora.

Recomienda, en todo caso, el recurso a profesionales y/o a asociaciones especializadas en la defensa de los derechos del consumidor para solucionar, del modo más rápido y menos gravoso, las reclamaciones pendientes.

Una lección a la justicia española

Para Javier Rodríguez Seijo, profesor de Microeconomía y Macroeconomía de la UNED de A Coruña, la sentencia europea es "una auténtica lección de la justicia comunitaria al sistema judicial español".

En primer lugar porque castiga una práctica que, claramente, fue establecida en "perjuicio del consumidor de manera opaca". En segundo lugar porque ordena aplicar la retroactividad y, por último, porque la justicia europea ha sido ágil en su respuesta. Seijo considera que España "tiene mucho que aprender en materia de defensa de los consumidores y en el funcionamiento del libre mercado en régimen verdaderamente competitivo".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad