Grecia, a la cabeza de Europa en el número de horas trabajadas

stop

INFORME OCDE

Ciudadanos griegos desayunan en la terraza de una cafetería en Atenas (Grecia) /EFE

en Barcelona, 09 de julio de 2015 (15:01 CET)

El problema de Grecia no está, desde luego, en el número de horas que dedican al trabajo sus ciudadanos. Según los datos publicados este jueves por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los profesionales helenos trabajan de media 2.042 horas al año, los que más en Europa, y sólo por detrás de México, Costa Rica y Corea del Sur.

En el extremo opuesto de esta lista se sitúa Alemania, con 1.371 horas de media al año, una cifra muy similar a la de otras economías europeas potentes como Holanda, Noruega, Dinamarca o Francia. España, por su parte, ocupa un lugar intermedio en la lista, con 1.689 horas anuales, aunque por debajo de la media de los países de la OCDE (1.770).

Condicionantes

El propio organismo internacional advierte de los numerosos condicionantes a tener en cuenta al analizar estos datos. Para empezar, aquí se contabilizan tanto los trabajadores a tiempo completo, como los empleados con jornadas reducidas. Un factor que explica la posición en este ranking de países como Holanda y Alemania, con tasas de empleo a tiempo parcial del 38,5% y 22,3%, respectivamente.

Muy por encima de Grecia, donde sólo el 11% tiene una jornada reducida.

Composición sectorial

Asimismo, hay que considerar la diferente composición sectorial de la economía entre estos países. Mientras que en el centro y el norte de Europa la industria ocupa una posición primordial en el mercado laboral, en los países del sur continental, como Grecia, la hostelería o los servicios (habitualmente con jornadas más extensas) tienen mayor peso.

Otro de los factores que explican estas diferencias, según el informe, son los mayores niveles de productividad laboral que se observan en las zonas más desarrolladas económicamente. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad