Goldman Sachs se 'hace de oro' en España

stop

INMOBILIARIO

Logotipo de Goldman Sachs en el edificio de la bolsa de Nueva York | EFE

10 de noviembre de 2013 (19:20 CET)

Goldman Sachs (GS), el banco de inversión estadounidense, ya ha comenzado a cerrar el círculo de la crisis en España. Y lo va hacer siendo, como lo ha sido a lo largo de los últimos seis años, protagonista en la sombra de todo el proceso en busca del máximo beneficio.

Lo fue al principio como detonante de la debacle, al ser copartícipe de la gran estafa montada en Estados Unidos con la venta de productos de deuda vinculada a la hipotecas subprime, las que los chicos de oro y otros bancos animaban a comprar para luego apostar en bolsa por su fracaso.

Comprador de activos


Lo fue después, como agente activo de la crisis de deuda soberana que puso a España y a otros países al borde del rescate total, limitado al final con la ayuda financiera para salvar a la banca tóxica. Se trataba de exigir recortes sociales y privatizaciones sin fin bajo la amenaza de que, de no llevarse a cabo, los inversores huirían ante el temor a no recuperar el dinero invertido en la compra de esa deuda.

Y lo está siendo ahora, dando el último paso, ya como comprador de activos a precio de saldo, para cerrar el círculo y volver a empezar de nuevo todo el proceso. Además, desde una atalaya privilegiada, la que le facilitan tanto las Administraciones Públicas como empresas públicas y privadas al requerir permanentemente de sus servicios como asesor financiero de mil y una operaciones en todos los sectores.

Asesor


La semana pasada, sin ir más lejos, dos fondos de infraestructuras gestionados por Goldman Sachs (Augusta Global y Zaragoza International) compraron el 20% que les restaba para controlar Endesa Gas por 130 millones, al incluir en la operación la cesión de unos préstamos participativos. Y el Banco de España le encargaba la venta, en un proceso de colocación acelerada, de su 5,335% en Bolsas y Mercados Españoles (BME). Manejo permanente de información privilegiada para cumplir con los mandatos de los clientes y, de paso, ver si hay algo que le puede interesar,

No hace ascos a nada y tampoco al ladrillo, por supuesto, sabedor de que los retornos en este mercado pueden ser cuantiosos al final de la presente década. Aquí también se lo han puesto a huevo. Tuvo la oportunidad de enfrascarse con pelos y señales de los activos de Sareb, ya que hace casi un año fue elegido por el FROB, junto al Santander y N 1, para encargarse de buscar accionistas extranjeros para el banco malo.

Caso Realia


Y en esa doble faceta, de asesor y de comprador de activos, anda metido de lleno. Así, tanto Realia, como los dos accionistas de referencia, Bankia y FCC, han contratado a GS para que logre la aportación de fondos y busque ofertas para que ambos accionistas se desvinculen definitivamente de la promotora.

Un mandato para Goldman Sachs, el de la salida de estos dos accionistas, que se produce en un momento en el que Sareb está ultimando la venta de 515 millones de deuda de Realia. En la práctica, su comprador se convertiría en propietario, ya que se da por descontado que nadie va a pagar por la promotora inmobiliaria ni los 240 millones que capitaliza en bolsa.

Pisos Comunidad Madrid

Mientras aborda su faceta de asesor, GS ya ha empezado a comprar activos inmobiliarios en España. Los 2.939 pisos en alquiler del Ivima que, por 201 millones de euros, le ha adjudicado la Comunidad de Madrid, le ha servido a Olaf Díaz-Pintado, director general de Goldman Sachs en España, para apuntarse otro tanto en su ya consolidado puesto como partner del banco estadounidense. Y, además, lo hacía ganando, contra todo pronóstico, a Blackstone, su gran competidor.

Aunque, en principio, resultó sorprendente que la oferta de Goldman Sachs fuera la elegida, de puertas hacia dentro no lo fue tanto. Estaba la cosa más que cantada, teniendo en cuenta que, por esas casualidades de la vida, el banco de inversión gestiona la Sicav de Pablo Cavero, consejero de Vivienda de la Comunidad de Madrid.

También hubo más de uno que se sorprendió de que GS se hiciera acompañar en esta operación de Azora, una gestora de private equity inmobiliario. Seguramente desconocían que Juan Antonio del Rivero, el que fuera presidente de Goldman en España durante más de dos décadas, es desde hace año y medio consejero independiente de la gestora inmobiliaria. Así se entiende todo mucho mejor.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad