Gayoso decepciona

stop

La comparencia del expresidente de Caixanova incomoda a la Xunta e indigna a sindicatos y clientes

Fernández Gayoso en el Congreso

26 de julio de 2012 (21:45 CET)

Julio Fernández Gayoso, excopresidente de Novacaixagalicia hasta el mes pasado y expresidente de Caixanova, una de las cajas que dieron origen al actual banco gallego, decepcionó a mucha gente este jueves en su comparecencia en el Congreso de los diputados en el marco que investiga la crisis de la banca española. Lo hizo por sus escuetas declaraciones y por desentenderse desde el inicio de su alocución de todo lo ocurrido en el proceso de fusión de las cajas y en los acontecimientos posteriores que llevaron a su intervención.

A pesar de decir poco, sus declaraciones no han dejado indiferentes a nadie, y han sentado mal tanto a sindicatos, como a políticos y a clientes.

A las diez de la mañana, Gayoso comenzaba su intervención en el Congreso de los diputados alertando desde el principio: “Tanto como presidente de Caixanova tanto como copresidente de Novacaixagalicia mi cargo ha tenido un carácter institucional o representativo y no ejecutivo”.

Esa declaración inicial marcó la tónica de toda su comparecencia. Insistió en que en Caixanova “quien decidía era el Consejo” y no él, que tan solo proponía. Igualmente reiteró, acusado de no querer hablar de sus responsabilidades en Novacaixagalicia: “Yo no tengo capacidades para hablar del banco”.

El poder de Gayoso

Tanto desde CC OO como desde UGT aseguran que en la antigua Caixanova, “nada se hacía sin el visto bueno de Gayoso” a pesar de, efectivamente, no tener funciones ejecutivas como tal.

José Luis Regueiro, de Comisiones, aseguró que el Gayoso que se vio en el Congreso “empleó su comportamiento habitual”. “Es una falta de ética no haber asumido ninguna responsabilidad cuando todo el mundo en Galicia es conocedor del poder que tenía. Aún cuando abandonó la dirección general de Caixanova para ser presidente, dejó en su puesto a José Luis Pego, un hombre de su total confianza”, indica.

Indemnizaciones

“Si hay algo que tengo claro, es que Pego nunca pudo desarrollar sus funciones como las hubiese querido desempeñar. Si intentabas ir contra algo que él quería hacer, era imposible. Efectivamente, se tenía que hacer lo que mandaba el consejo de Administración, pero era él el que lo controlaba”, explica José Ramón de Pliego-Valdés, de UGT.

Igualmente, los representantes de los trabajadores rechazan las declaraciones de Gayoso cuando fue preguntado por las indemnizaciones millonarias que cobraron cuatro exdirectivos de NCG y por las que tanto ellos como el propio Gayoso han sido imputados por la Audiencia Nacional. “Todo son decisiones personales de él. Su ego tenía que ser superior al del rubito del Norte --en alusión a José Luis Méndez, quien fue director general de Caixa Galicia--”, dice De Pliego-Valdés.

El enfado de Feijóo

Pero las palabras de Gayoso no solo causaron la réplica de los sindicatos, también la del propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

El expresidente de Caixanova siempre fue contrario a la fusión con Caixa Galicia. Es por eso que varios diputados le interpelaron acerca de si fue presionado para aceptar la fusión y cómo fue posible que se augurará tan buena vida a una operación que acabó fracasando al tener que ser la caja intervenida por el Frob.

Gayoso se limitó a contestar que el no vio nunca el informe de KPMG encargado por la Xunta de Galicia que bendecía la fusión. Algo que incomodó al presidente gallego.

“Lo que conocía o no es su responsabilidad, ya que presidía un consejo de administración y luego copresidió otro. Y los documentos que aprueban los consejos de administración los tienen que conocer sus miembros”, zanjó el jefe del Ejecutivo gallego. “No voy a hacer manifestaciones para que se quede, como hizo el PSOE, ni a recrearme una vez tomó la decisión de irse”, dijo el presidente en tono duro.

Lo cierto es que las declaraciones de Gayoso han servido para meter en un aprieto al líder gallego. Basándose en ellas, los socialistas volverán a pedir en el Parlamento gallego la apertura de una comisión de investigación sobre la auditoría de KPMG en la que la Xunta basó su apoyo a la fusión.

Preferentes

Por último, otros de los desencantados con las palabras de Gayoso fueron los afectados por la compra de participaciones preferentes. De las dos antiguas cajas, la Fiscalía llegó a afirmar que era Caixanova la que había comercializado más productos de este tipo. De hecho, los grandes núcleos de afectados están en la zona de Pontevedra.

Al ser interpelado por esta situación, Gayoso manifestó que no hacía declaraciones sobre el tema ya que se encuentra en manos de la Justicia, al haber interpuesto la Fiscalía gallega una demanda colectiva contra NGB. Con todo, celebró la solución del arbitraje, propuesta por la actual dirección de la entidad y que cuenta con el visto bueno de Bruselas.

Esta respuesta indignó sobre manera a las plataformas de afectados. Una de las representantes de la asociación de O Morrazo aseguraba este jueves: “La comparecencia de Gayoso solo nos ha causado impotencia. Al final ganaron los malos. Ha tirado balones fuera cuando aquí se vendieron preferentes hasta a los analfabetos y se instaba a ello”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad