Galicia reclama un trato a NGB igual al de Bankia

stop

La entidad gallega esperará hasta el Consejo de Ministros para fijar su postura. Feijóo también apuesta por esperar mientras la oposición aprovecha para decirle que “haga valer su peso en Madrid”

Oficina de NGB

07 de mayo de 2012 (21:42 CET)

Galicia pide un trato similar al recibido por Bankia para su entidad financiera, Novagalicia Banco. A última hora de la mañana del lunes saltó la noticia: el Estado inyectará al banco, hasta ahora presidido por Rodrigo Rato, entre 7.000 y 10.000 millones de euros a través de Fondo de Reestructuración Bancaria (Frob). Rápidamente, los pesos pesados de la política y la economía gallega comenzaron a reclamar que el Gobierno dispense un trato igualitario para el resto de bancos en apuros, como NGB.

Con todo, la tónica general es de prudencia hasta el viernes, cuando las dudas pueden disiparse en el Consejo de Ministros. NGB no dirá nada hasta entonces. El presidente de los gallegos, Alberto Núñez Feijóo, tampoco se pronunciará hasta ese momento. Sabe que tiene a la oposición encima, que ya ha aprovechado para soltarle un órdago. Debe hacer valer “su peso en Madrid” para que no se ningunee a la entidad gallega.

Igualdad de trato


“Ante la situación objetivamente complicada de Novagalicia, Feijóo debe hacer valer su peso político como abanderado de la ortodoxia económica de De Guindos y buscar financiación para el banco gallego”, dijo el portavoz del PsdeG en el Parlamento, Abel Losada.

Las demandas fueron rápidamente respondidas por el presidente gallego. En Madrid afirmó que exigirá al Gobierno “igualdad de trato para Novagalicia” respecto al resto de entidades con problemas. Sin embargo, el mandatario gallego prefirió la cautela y afirmó que esperará al Consejo de Ministros del viernes para ver cómo se resuelve el tema de Bankia. “Si hay novedad, pediremos para Novagalicia los mismos beneficios”.

Dudas en Novagalicia

En la entidad que preside José María Castellano se aguarda con cautela. Fuentes no oficiales apuntan a que la entidad “no las tienen todas consigo” respecto al hecho de que el Gobierno estatal les dispense un trato similar al de Bankia. Reivindican que el plan de recapitalización presentado por Castellano, que pasa por la entrada en el capital de fondos de inversión, está pensado para “crear el menor coste posible al Estado”.

A pesar de que todos los agentes implicados reivindican igual trato para NGB que para Bankia, pocos creen que eso se consiga. Luis Mariño, de Comisiones Obreras, asegura que la situación le da “bastante miedo”, sobre todo “si Rato ha decido dimitir”.

“Veo complicado que el decreto del Gobierno vaya a dar oxígeno a Novagalicia. Nuestra situación no es igual a la de Bankia y hay muchas dependencias”, declara.

Por parte de la CIG, Clodomiro Montero asegura que "toda esta situación lo único que ratifica es que las macrofusiones que se ordenaron no han dado resultado". El sindicato nacionalista apuesta por un giro hacia una banca pública, igual que el BNG.

En un comunicado, Francisco Jorquera, criticó una intervención pública a un banco privado y matizo que si esto se lleva a cabo debe ser para nacionalizar las entidades.

Analistas políticos

A muchos analistas económicos gallegos lo que les sorprendió fue el calado de la inyección económica a Bankia. El experto en mercado laboral y exasesor de la consellería de Traballo con el bipartito, Enrique Negueruela, destacó: “Es raro que nadie diga nada después de que se haya hecho un recorte en Sanidad y Servicios Sociales porque es necesario, pero se sacan 10.000 millones de euros de la manga para Bankia”.

“No digo que el planteamiento que escoja el Gobierno vaya a ser bueno, pero desde luego no puede llevarlo a cabo con una sola entidad y no con las demás”, apunta Negueruela, quien piensa que una de las soluciones podría pasar por que el dinero inyectado por el Gobierno se convirtiese luego en una suerte de acciones estatales, con lo que las entidades podrían pasar a ser una especie de banca pública.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad