Galicia invierte en el extranjero cinco veces más de los fondos que recibe del exterior

stop

Estados Unidos y Gran Bretaña han sido en los últimos docea años los principales países receptores de capital gallego

La planta siderúrgica de Hierros Añón en Brasil en una fase inicial de su construcción

en A Coruña, 06 de mayo de 2016 (23:27 CET)

Partiendo de la base de que su atractivo como destino de inversión directa externa es "extremadamente moderado", Galicia tiene margen de maniobra para revertir una situación que coloca en unas cifras que no reflejan su peso específico dentro del estado.

Así se desprende del estudio presentado por Xan Facal, de la Universidade de Santiago de Compostela, en el transcurso de la VII reunión anual del Foro Económico de Galicia, celebrada en A Toxa los días 5 y 6 de mayo, en el que analiza los flujos de capital entre los años 2004 y 2015.

Poca representatividad

En este periodo, las cifras de inversión de Galicia en el extranjero multiplican casi por cinco las de captación de capital del exterior: un total de 10.808,9 millones –sólo el 0,38% del total nacional–, frente a los 2.260,3 millones –el 1,06% del montante afluente a España– que destinaron las empresas foráneas a proyectos en la comunidad.

Portugal, con el 45% del tráfico, ha sido en estos doce años el primer país inversor en Galicia, seguido de Italia y Luxemburgo. Este último estado figura también entre los principales destinatarios, lista que encabezan, sorprendentemente, Estados Unidos y Gran Bretaña, que concentran el 25,2% y 14,2% de las inversiones gallegas superiores a 300 millones de euros, respectivamente.

Soluciones propuestas

Ante esta situación Facal plantea tres líneas de actuación de las que el Ejecutivo gallego podría tomar nota, como son dejar de plantear estrategias nuevas en cada legislatura y estudiar plataformas de atracción y acogida como la desarrollada en País Vasco; reforzar las relaciones transfronterizas con Portugal –incluyendo la mejora de la conexión ferroviaria Vigo-Porto y una agenda de cooperación en el ámbito portuario y aeroportuario– y, por último, promover una oficina pública de análisis y acompañamiento de iniciativas empresariales en el exterior "ágil, competente y desburocratizada".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad