Galicia gana competitividad frente a España por el fuerte ajuste de sus costes laborales

stop

La productividad aparente del trabajo crece un 3,5%, por encima de la medida nacional, según el informe de la Fundación Novacaixagalicia

Trabajadores de Navantia

28 de julio de 2013 (01:42 CET)

Galicia sigue un proceso de convergencia con España, pero a costa de los ajustes laborales de sus empresas. Así lo pone de manifiesto el informe A Economía Galega 2012, editado por la Fundación Novacaixagalicia y coordinado por el profesor Alberto Meixide. Ese proceso de convergencia de renta se constata, según los autores del análisis, al comprobar que el valor del PIB per cápita en 2012 fue de 20.723 euros, 2.049 euros por debajo de la media nacional. Este diferencial era de 3.818 euros en 2006. Como resultado de la crisis, Galicia continuó ganando competitividad, según el trabajo, pero lo hizo, señala, “debido, en buena medida, al fuerte ajuste de empleo llevado a cabo por las empresas”.

Los costes laborales por trabajador y mes, que ya venían reduciéndose desde 2007, cayeron el año pasado un 2,6%. Así, la productividad aparente del trabajo, medida como un cociente entre el PIB y el número de empleados, creció en términos reales en Galicia durante el año pasado un 3,5%. Para los autores, se debe a que la variación negativa del PIB (un 0,9%) fue menor que la caída del empleo, que fue del 4,2%. Este crecimiento de la productividad superó la media española, que fue del 2,9%, “ya que en el conjunto del Estado el PIB cayó un 1,4%, si bien se registró la misma desaceleración en el empleo”, explican.

Productividades

Los datos del Instituto Nacional de Estadística reflejan que la productividad media gallega en un año como el 2000 era el 89,4% de la española. Este porcentaje se incrementó en 2,3 puntos (el 91,7% en 2010) a lo largo de la década, “con una trayectoria muy acompasada de ambas economías”. En el período de la crisis (2008‑2012) la fuerte destrucción de empleo motivó un notable incremento de la productividad, tanto en Galicia como en España, “siendo la evolución muy similar”, advierte el análisis. Tomando como año base 2008, la productividad gallega era en 2012 el 93,2% de la española.

Entre otros datos que aporta el informe está el consumo privado de los hogares, que retrocedió el año pasado un 2,2%, más del doble que en 2011, y la formación bruta de capital fijo (inversiones), se contrajo un 5%, “variable que no se recupera ante las expectativas empresariales pesimistas existentes”, advierte el informe. Todo ello hizo que la aportación negativa de la demanda interna al PIB gallego fuera del 3%, ocho décimas menos que la caída experimentada en el conjunto de la economía española.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad