Galicia exige explicaciones al agujero de 4.000 millones de NGB

stop

El anuncio hecho en el Congreso hace que muchos piensen ya en la posibilidad de una “solucción Bankia” para la entidad gallega. A pesar de ello, políticos y sindicatos piden que se aclare el origen de una cifra tan abultada después de las dos inyecciones anteriores del Frob

Oficina de NGB

08 de junio de 2012 (22:55 CET)

Novagalicia Banco tiene un agujero de más de 4.000 millones de euros. Esta entidad y CatalunyaCaixa necesitarán 9.000 millones del Estado para poder cumplir con el decreto de saneamiento introducido por el Gobierno desde principios de año. Por lo menos esto es lo que manifestó el pasado jueves el todavía subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui, en el Congreso.

Esta noticia ha provocado dos reacciones en el mundo político y empresarial gallego. Una es la creencia, cada vez más fuerte, de que NGB podrá contar con una inyección estatal como Bankia que evite su subasta, por lo menos de momento. La otra: exigir explicaciones sobre ese agujero, demasiado grande para muchos después de las inyecciones anteriores del Frob.

La opinión de los trabajadores

Por el momento, los actores consultados prefieren ser cautos, a la espera de que la cifra se haga oficial una vez se de a conocer la auditoría a la banca, pero desde luego, las voces críticas tampoco se han escondido. “Ahora mismo desconocemos todavía si esa cantidad de 4.000 millones es la acertada o no pero, desde luego, si viniese en forma de inyección estatal habría que ver como se podría devolver, teniendo en cuenta que NGB ya recibió 2.365 y 1.109 millones del Frob 1 y 2”, comenta Luis Mariño, de Comisiones Obreras.

Mariño sostiene que las esperanzas de la empresa pasan por evitar la subasta gracias a una inyección de fondos del Estado pero advierte de que “hay que ver si sería factible abordar esa devolución”.

Otro de los representantes sindicales de la entidad bancaria, Clodomiro Montero de la CIG, también apunta que habrá que “depurar responsabilidades” para ver de dónde vienen esos 4.000 millones. “Por ahora todo es un baile de comunicaciones pero no entendemos por qué la empresa aseguró que necesitaba una provisión de unos 1.100 millones de euros para que ahora salgan estas cifras mucho mayores”, argumenta Montero.

“Por otro lado, lo que pedimos es tener en cuenta hacia dónde va el futuro de la entidad. Lo que no nos parecería normal sería destinar recursos públicos a sanear una entidad que luego fuese subastada por un euro como ya pasó”, sostiene Montero.

La auditoría de KPMG y la fusión


Entre los partidos políticos las percepciones van por el mismo camino. Este viernes el secretario general de los socialistas gallegos, Manuel Pachi Vázquez, exigió al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que acepte llevar a cabo una comisión de investigación en el Parlamento gallego sobre el proceso de fusión de Caixa Galicia y Caixanova. El socialista acusó a Feijóo y a Marta Fernández Currás, exconselleira de Facenda, de ser responsables de la fusión de ambas cajas y de la “auditoria a dedo encargada a KPMG” que aseguró que el proceso de integración de ambas cajas arrojaría un beneficio de 1.100 millones de euros.

“Ahora necesitamos 4.000 millones, que junto a los 3.600 ya puestos suman casi 8.000 millones de euros, casi el presupuesto de la Xunta” aseguró Pachi.

Del mismo modo, el socialista y alcalde de Vigo, Abel Caballero, pidió “responsabilidades políticas” por la unión de ambas cajas y criticó el agujero de 4000 millones que ahora surge.

A pesar de esto, de todas las opciones que hay sobre la mesa, el PSOE apuesta porque el Estado acabe por dar un inyección de saneamiento a NGB, que pueda permitirla seguir “en solitario” (ya está nacionalizada) gracias a los supuestos inversores privados conseguidos por Castellano.

La Xunta pide la solución Bankia


La Xunta de Galicia no ha querido entrar a valorar por el momento las responsabilidades derivadas de ese agujero de 4.000 millones, pero ha vuelto a insistir en que la entidad gallega debe recibir el mismo trato que Bankia. El conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, aseguró que “esta opción se cada vez más evidente y necesaria”.

Por último, el diputado nacionalista Carlos Aymerich explicó a este digital que su grupo esperará a conocer una valoración definitiva de las necesidades de NGB una vez conocida la auditoría a la banca, aunque explicó que si es necesario inyectar a la entidad tal cantidad de recursos públicos la única contrapartida posible estaría en su mantenimiento como entidad de crédito gallega, sin tener esto “un carácter transitorio”.

El lunes NGB entrega su plan


Mientras tanto, en NGB guardan silencio. Aseguran que siguen adelante con su plan marcado, el que pasa por la busca de inversores privados que entren en su capital en un 40% con un esquema de protección de activos (EPA). Sin embargo, todo parece indicar que los de Castellano esperan poder jugar también con los nuevos fondos que hipotéticamente reciban del Estado, como Bankia.

De momento, el lunes acaba el plazo para que los bancos presenten sus planes para hacer frente al último decreto de saneamiento bancario presentado por De Guindos (de momento). La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, aplazó cualquier decisión con respecto a NGB hasta el momento en el que se tenga “una cifra firme sobre sus necesidades de capital”. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad