¿Fusión o fiasco? El Popular-Pastor cierra 171 oficinas en Galicia en cinco años

stop

El nuevo ajuste en la red que acompaña el ERE dejará en 220 las sucursales del banco de Ángel Ron en la comunidad gallega

El presidente del Banco Popular, Ángel Ron / EFE

en A Coruña, 27 de septiembre de 2016 (22:50 CET)

Una auténtica caricatura de lo que fue. El nuevo recorte de red que plantea la cúpula del Banco Popular-Pastor dejará en 220 el número de sucursales en Galicia. Los cierres que maneja la dirección del banco, y que representan una reducción del 15% en la red actual gallega, se acometen después de que en estos cuatro años el número de sucursales en Galicia se haya visto reducido en 132 oficinas.

Serán, ahora, cerca de cuarenta las oficinas que se cerrarán, una decisión que acompaña al ERE planteado a los trabajadores, que afecta a 450 empleados en Galicia, de un total de 3.000 a escala nacional. El ajuste ha sido silencioso, casi imperceptible, pero se saldará con una rebaja de nada menos que 171 sucursales en cinco años, desde 2012, cuando se materializó la absorción del Banco Pastor por el Popular. Y ese recorte es solo en la comunidad gallega, sin contar con la red nacional el antiguo banco gallego.

El tamaño del antiguo Pastor

Lo que será el Popular-Pastor en Galicia tras los nuevos ajustes de red supone dejar la entidad en un tamaño similar al que tenía solo el Pastor en esta comunidad antes de la integración. Cuando se anuncia la fusión, la mayor duplicidad de red se evidencia en Galicia. En ese momento, la red del Pastor era de 229 sucursales. Ese número de oficinas suponía el 38% de una red de 603 que la entidad presidida entonces por José María Arias tenía en todo el territorio nacional.

El Popular aportó a la fusión con el Pastor una red gallega de 162 sucursales. Ahora, cuando se anuncia el nuevo recorte, la entidad resultante cuenta con 259 oficinas en Galicia, frente a las 391 que sumaban ambas entidades cuando se firmó la absorción. El Pastor tenía en ese momento 4.124 trabajadores, según el proyecto de integración. 

Manos libres para Larena

El nuevo consejero delegado, Pedro Larena, tiene manos libres para actuar. La autoría del nuevo hachazo en el Popular, que afecta especialmente a Galicia por la fuerte presencia de ambas entidades previa a la fusión, corresponde prácticamente a dicho ejecutivo y a su equipo, que actúan sin ataduras.


Galicia, Madrid, Cataluña y Valencia fueron las plazas donde el Pastor y Popular sumaban más red cuando se produjo la fusión, anunciada en 2011, y detallada a través de un plan estratégico a finales de dicho año. En ese momento, el banco de Ángel Ron ocupaba, por cuota de mercado, la sexta posición en Galicia, con una penetración del 7%. El Banco Pastor se situaba en el mercado gallego en tercera posición, por detrás de Novacaixagalicia y del Santander. Tenía un 9,8% de cuota. La integración suponía colocarse como segunda entidad, con un 16,8% de cuota, solo por detrás de la entidad resultante de las cajas, que controlaba un 35,6% del mercado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad