Francia mete presión a Draghi para bajar la cotización del euro

stop

Exige una política monetaria flexible para evitar la pérdida de competitividad por el cambio de divisas

Mario Draghi, en Fráncfort./Arne Dedert

17 de abril de 2014 (13:19 CET)

El Banco Central Europeo (BCE) ha recibido un toque de atención de Francia, uno de los países fuertes de los 28. El ministro galo de Economía y Desarrollo Industiral, Arnaud Montebourg, ha reclamado a la institución dirigida por Mario Draghi medidas extraordinarias para bajar la cotización del euro. “Tiene que pasar a la acción”, ha remarcado; unas palabras con las que pretende llevar el debate al centro del consejo de gobierno del mayo.

Montebourg ha aplaudido el primer paso que ha dado el BCE en este sentido. Draghi reconoció el fin de semana pasado en una reunión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que la fortaleza del euro “requería más políticas monetarias acomodaticias” para evitar que siguiera lastrando el avance de los precios. “Esperamos una decisión a primeros de mayo”, ha aseverado el ministro en una entrevista en el diario galo Les Echos.

Límite del déficit

El Estado francés deja claro que la flexibilidad que exigen a las políticas monetarias del BCE no entorpecerá las medidas fiscales que ha emprendido la Unión Europea.

Montebourg afirma que se cumplirá con los ajustes fiscales reclamados (reducirlo al 3% en 2015) con el programa de reformas iniciado. Francia anunció el miércoles que congela las pensiones y los sueldos de los funcionarios, la primera de una batería de medidas que marcarán el mandato del nuevo primer ministro, Manuel Valls.

Contrapartida

El Estado entiende que Bruselas tiene que ofrecer una contrapartida para no condenar al país a la deflación. Exige un cambio tanto en el BCE como en las políticas concretas de apoyo al crecimiento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad