Especialistas en comprar ruinas

stop

Sector financiero e inmobiliario centran las apetencias de WL Ross, Elliot, Anchorage y J.C. Flowers

16 de octubre de 2013 (02:00 CET)

La práctica totalidad de los nuevos fondos que entran en la puja por NCG son acreditados fondos buitre, que suelen aprovechar ruinas financieras, a las que se une en este caso un saneamiento público previo, como es del caso de la entidad que preside José María Castellano. WL Ross & Co. es una compañía de inversión especializada en intervenir empresas con problemas económicos con el objetivo de reestructurarlas. Energía, servicios financieros, sanidad, materiales pesados y transportes son los principales campos en los que se desarrollan los negocios de este fondo.

El fondo Anchorage Advisors Management, otro de los interesados en NCG, ha elevado este mismo año su participación en Codere hasta casi el 5,5%, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En concreto, Anchorage se consolida como el segundo máximo accionista del grupo de juego privado, tan solo por detrás de la familia Martínez Sampedro (63,7%). Codere está inmersa en la reestructuración de su deuda, y ha sufrido fuertes penalizaciones en Bolsa, momento que aprovechó dicho inversor para entrar en su capital. Otro de los fondos, Benson Elliot, se ha decantado hasta ahora por el negocio inmobiliario. De origen estadounidense, una de sus escasas operaciones en España ha sido la compra a Banco Sabadell de un edificio de oficinas en el distrito [email protected] de Barcelona. Pagó unos 80 millones de euros.

"Hay mucho que hacer en España"


Caso aparte es J.C. Flowers. No en vano, es uno de los fondos buitre más populares del mercado. Acostumbrados a buscar oportunidades entre las cenizas de los derrumbes, ahora ha puestos sus ojos en España y en Irlanda. "Hay mucho que hacer allí", declaró su presidente, Christopher Flowers, en una entrevista con Bloomberg. Según este ejecutivo, que antes de dedicarse a amasar dinero en sus fondos pasó por las filas de Goldman Sachs, España e Irlanda ofrecen ahora mismo interesantes oportunidades porque sus compañías se están deshaciendo de activos. Flowers, cuya predilección por el sector financiero es bien conocida, ha puesto la vista en empresas objetivo con activos bajo gestión que ronden los 50.000 millones de dólares.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad