España resiste mientras Merkel se financia ‘gratis’

stop

Alemania bloquea la solución europea para la banca española en un movimiento que acentúa el valor refugio del bono alemán en perjuicio de la prima de riesgo española

La canciller alemana, Angela Merkel, a su llegada a la cumbre / EFE

31 de mayo de 2012 (01:02 CET)

La canciller Angela Merkel está sacando tajada de las desgracias ajenas. Mientras tanto, España se ahoga en la enésima crisis de deuda del último año. Sin embargo, el país sigue aguantando con la bolsa en caída libre, arrastrada por la banca, y con el riesgo país disparado por encima de los 530 puntos. La referencia podría estar distorsionada por Alemania, que se estaría beneficiando de un comportamiento extremadamente favorable de sus bonos.

Con la política inamovible de la locomotora europea relativa al déficit y con el bloqueo a la solución de Bruselas para la banca española, Merkel está logrando que la prima de riesgo española se dispare a base de reducir el bono alemán. La canciller estimula la posición como valor refugio de los títulos, destacan los expertos consultados.

De este modo, cada día que pasa, Alemania se financia en los mercados a menor coste liberando recursos para otros gastos del presupuesto.

En seis meses, el bono alemán ha caído en más de 100 puntos básicos y ha pasado del 2,28% al 1,3%. La deformación de la referencia es además una de las explicaciones a que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no haya descolgado aún el teléfono para pedir el auxilio de los socios internacionales (Unión Europea y Fondo Monetario Internacional). Éstos ya han diseñado su hoja de ruta para España.

Otro motivo, quizá de mayor peso, es que el Tesoro español tiene cubiertos la mitad de los vencimientos del año, según el economista del IE Business School Juan Carlos Martínez, por lo que el Estado puede esperar mejores momentos para pedir dinero. “La economía española aún no está en un escenario de rescate”, dice el experto de una de las principales escuelas de negocio del mundo.

Una cuestión de rendimiento, no de 'prima'

El crecimiento del riesgo español, en parte, por la mejora de las condiciones de financiación de Alemania también mantiene inamovible al Banco Central Europeo en su posición de no comprar bonos españoles. La entidad de Mario Draghi no moverá ficha por unos rendimientos extraordinariamente bajos de la deuda alemana. Ésa es la opinión de Inverseguros.

Y es que pese a que la prima de riesgo lleva marcando niveles récord sesión tras sesión, la rentabilidad del bono español a 10 años acaba de repetir su nivel más alto, el 6,68%, desde la entrada en circulación del euro. La última vez que el rendimiento alcanzó ese nivel, en noviembre, la prima de riesgo se situaba en 400 puntos básicos.

¿Por qué huyen los inversores?

Sin embargo, la culpa de los males de la economía española no es toda de Alemania. La baja demanda de la deuda española tiene varios motivos. La desunión europea es sólo uno de ellos pero los inversores temen, sobre todo, la avalancha de necesidades del Estado y una hipotética insolvencia del país en el futuro como consecuencia.

La lista que barruntan los mercados empieza con los 19.000 millones de euros que necesita Bankia, hoy por hoy en duda y equivalentes a dos puntos del PIB. El banco “no es la única razón”, recuerda Martínez. Los mercados están descontando también que los 30.000 millones adicionales que necesita el sector financiero tendrán que salir del Estado. Es decir otros tres puntos de riqueza, según el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas.

Y por último, las autonomías serían otros 3,5 puntos de PIB. “España ha tardado en coger el toro por los cuernos y no hemos hecho lo que teníamos que hacer a tiempo”, dice Martínez en TVE. Y, posiblemente, este atraso político está girando factura ahora a la deuda española. Entre tanto, habrá quien se continuará beneficiando.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad