Escotet ya piensa en compras

stop

RESULTADOS

Presentación de los resultados de Abanca en Santiago

A Coruña, 26 de febrero de 2015 (15:34 CET)

Los buenos resultados cosechados por Abanca en su primer año de vida como tal, después de que Banesco adquiriese Novagalicia a finales de 2013, hacen a Juan Carlos Escotet pensar en más. La entidad aspira a crecer en la cornisa cantábrica y cree que "no debería haber problema" para que la Unión Europea le permitiese comprar parte de la red de otra entidad financiera con el objetivo de materializar dichos planes de expansión.

Así lo ha asegurado el dueño de Banesco durante la rueda de prensa de presentación de los resultados anuales este jueves en Compostela.

Crecimiento en el norte

"Pues mira, la verdad no se lo hemos preguntado; pero imagino que, de presentarse la oportunidad, no debería haber problema", ha respondido Escotet a la pregunta concreta sobre dicha adquisición de red. No es la primera vez que se habla de las ansias de expansión de Abanca que, según adelantó Economía Digital, tiene la mirada puesta en las oficinas de Banco Ceiss en Castilla y León.

El consejero delegado de Abanca, Francisco Botas, ratificó que el proyecto de esta institución financiera es de "crecimiento en el norte de España, desde Galicia". "Siempre lo hemos dicho", aseveró.

Anticipar el pago al FROB

El banco, heredero de las antiguas cajas de ahorro gallegas --Caixa Galicia y Caixanova--, experimentó desde su nacimiento como NCG Banco --resultado de la bancarización de la fusión de las dos cajas-- un proceso de redimensionamiento en el número de oficinas y concentración geográfica de su actividad en el noroeste peninsular, en parte, obligado por las directrices que impuso Bruselas por la percepción de ayudas públicas.

En el proceso, la entidad fue nacionalizada y posteriormente subastada, con la consiguiente adquisición por parte del grupo venezolano Banesco, propiedad de Juan Carlos Escotet y que, hasta el momento, ya abonó 403 de los 1.003 millones por los que se adjudicó NCG.

Este jueves, también, Escotet ha indicado que la dirección no descarta "la posibilidad de anticipar ese pago" pendiente, de 600 millones, cuyo calendario está previsto para 2016 (100 millones), 2017 (200) y 2018 (300).

Resultados

Y todo esto en una jornada en la que los responsables de Abanca han dado a conocer unas ganancias de más de 1.100 millones de euros en el primer año de vida de la entidad "en su nueva etapa".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad