Escotet se compromete a neutralizar otra sangría laboral en Novagalicia

stop

El ERE en la entidad gallega sigue adelante, aunque se tratará de “minimizar”

Escotet, Etcheverría y Botas en la reunión con los preferentistas | EFE

05 de abril de 2014 (00:12 CET)

El viernes fue un día ajetreado para Juan Carlos Escotet, el presidente de Banesco y futuro dueño de Novagalicia una que se se ejecute la compra. Después de dar a conocer el nuevo organigrama directivo de la entidad gallega, en el que combina la continuidad de los más jóvenes del anterior equipo con hombres de confianza tanto de su negocio venezolano como del Etcheverría, tocó jornada de reuniones. Primero con los sindicatos y luego con las plataformas de afectados por las preferentes. En ambos casos los encuentros fueron cordiales y en ambos casos tuvo que remitirse a las negociaciones que mantiene con Bruselas, que impuso unas férreas condiciones al banco gallego a cambio del rescate bancario.

Escotet y el nuevo director general corporativo de NCG, Francisco Botas, explicaron a los sindicatos que Bruselas impide por el momento modificar las previsiones de reducción de empleo recogidas en el acuerdo estipulado con la Comisión Europea. Por tanto, la entidad debe seguir adelante con el plan aprobado, que supone dejar la plantilla en 3.300 puestos de trabajo a tiempo completo. No obstante, los representantes de las centrales sindicales presentes en la reunión aseguran que el compromiso es que no habrá una nueva sangría laboral.

Plan de negocio

“Bruselas es tajante con las condiciones impuestas y el ERE debe seguir adelante, pero las salidas se producirán hasta 2017. Hay que esperar a que se hable del plan de negocio, si hay modificaciones, está claro que será necesario más gente. En la actualidad la plantilla está justa con las oficinas que hay, casi no hay personal para relevar”, explica José Ramón De Pliego Valdés, de UGT.

“No es algo inmediato, luego habrá que ver por ejemplo si se plantea una reducción de jornada por ejemplo, pero primero hay que ver que pasa con el plan de negocio”, comenta el sindicalista.

Una opción, la de la reducción de jornada para evitar despidos que de darse en un futuro supondría, eso sí, que los salarios de los afectados se rebajasen en un 33%, según explico Clodomiro Montero, de la CIG.

“La intención en todo caso es mantener las oficinas rentables y tratar de minimizar los cierres lo más que se pueda”, dijo a los medios Luis Mariño, el representante de CCOO tras la reunión.

Reunión con los preferentistas

Tras la cita con los sindicatos, Escotet mantuvo una reunión con las plataformas de afectados por preferentes, a los que prometió tener resuelto el conflicto en 90 días cuando se le adjudicó el banco el pasado diciembre, una promesa que el banquero venezolano no pudo cumplir. Los nuevos dueños de Novagalicia ya han remitido al FROB una propuesta con el fin de que los ahorradores recuperen su inversión, aunque en última distancia debe ser el Gobierno el que negocie esta posibilidad con Bruselas.

El portavoz de la plataforma de Compostela, Xesús Domínguez, señaló que “el mensaje es que se está trabajando en una solución” aunque no hay un plazo. Así, ha llamado a los afectados a continuar con las medidas de presión y con las demandas judiciales. “La presión va dirigida contra e FROB y el Ministerio de Economía, que son quienes tienen los resortes para permitir una solución”, señaló.

"El 99% del problema es político; intención empresarial de resolverlo, la hay, pero el marco jurídico es político”, comentan las plataformas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad