Escotet pondrá cien millones si quiere el paquete de NCG en manos de preferentistas

stop

El presidente de Banesco maneja varias opciones para controlar el 9% del accionariado en manos de ahorradores, entre ellas ofrecer un canje por obligaciones o bonos o activar una ampliación

Juan Carlos Escotet y protesta de afectados por preferentes

23 de diciembre de 2013 (21:11 CET)

Al margen de la solución a miles de afectados por las preferentes, problema que Juan Carlos Escotet se ha comprometido a resolver en noventa días y para el que busca soluciones técnicas, el nuevo propietario de Novagalicia Banco tiene otro frente abierto entre los inversores que compraron dichos productos de riesgo. Y lo tiene en casa, en el capital del banco. Tras la venta de la entidad al grupo venezolano, algo más del 9% de NCG está en manos de preferentistas que no acudieron a la quita.

El grupo venezolano ha desembolsado 1.003 millones de euros por algo más del 88% de Novagalicia. Además de un 2% de autocartera (acciones propias en manos de la entidad), algo más del 9% restante del capital de NCG está repartido entre preferentistas que optaron por no acudir a la quita propuesta por el FROB en diciembre del año pasado, y se convirtieron así en accionistas del banco. De ellos, un 7% son inversores mayoristas (fondos de inversión, gestoras) y otro 2% se reparte entre minoristas, preferentistas al uso y ahorradores en general.

Precios y valor en libros


Si se tiene en cuenta el precio de venta final del banco, esos 1.003 millones que puso Escotet por el 88% de NCG, el valor de mercado del 9% en manos de preferentistas se sitúa en 102 millones de euros. Todo ello contando con ese precio de referencia, ya que NCG se vendió con un fuerte descuento y por un importe que supone casi el 40% sobre su valor en libros, situado en 2.700 millones.

El FROB intentó a toda costa que el comprador de NCG pusiera encima de la mesa 1.485 millones de euros por la entidad, lo que suponía pagar el 55% del valor en libros. Finalmente, el descuento ha sido mayor, con las consiguientes críticas por haber recuperado el Estado menos de los previstos inicialmente.

Si se tiene en cuenta el valor en libros de NCG, esos 2.700 millones, el paquete en manos de preferentistas, ese 9% repartido tanto entre mayoristas como minoristas, se situaría en 243 millones de euros, frente a los 102 millones en los que finalmente está si se tiene en cuenta el descuento.

Opciones abiertas

Cuatro vienen a ser las opciones que tiene ante sí la cúpula de la entidad para resolver este asunto. De un lado, la recompra directa de las acciones, con el consiguiente desembolso, algo que parece improbable. También con un coste para el grupo venezolano, una ampliación de capital por el equivalente a ese 9% es otra de las opciones, con lo que se diluiría la participación de los preferentistas de no concurrir a la operación.

Para ello, tendrían un derecho de suscripción preferente, con la posibilidad de mantener el mismo porcentaje, pero a un coste que parece difícil de asumir después del duro peregrinaje que han sufrido desde que vieron sus ahorros atrapados en un auténtico corralito hasta que finalmente, y casi por accidente, se han hecho accionistas de NCG.

Las otras dos opciones pasan por un canje de acciones por productos del propio Banesco con liquidez (bonos, obligaciones, otras participaciones), con lo que recuperarían el dinero. Esta alternativa sería la más razonable, según las fuentes consultadas, que también estiman que la participación de los preferentistas, al ser reducida, da un margen absoluto al grupo venezolano, con lo que podrían convivir en el accionariado, y con comodidad para los nuevos propietarios. Si lo reclaman, el paquete en manos de los preferentistas puede otorgarles al menos un puesto en el consejo de administración de la nueva Etcheverría/Novagalicia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad