El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet / EFE
stop

Juan Carlos Escotet asegura que la intervención de Banesco es por "motivos políticos" y especula con que Maduro expropie el banco

A Coruña, 05 de mayo de 2018 (04:55 CET)

Juan Carlos Escotet ha cargado con dureza contra la intervención de Banesco por parte de las autoridades venezolanas. El propietario de Abanca asegura que se trata de una decisión "política" y que nada ha hecho el banco para merecer actuación tan "desproporcionada" como la de meter entre rejas a once de sus directivos. "Fueron citados en la sede de la Superintendencia de Bancos, organismo regulador que nos corresponde. Cuando estaban en la sede, funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia Militar, algunos encapuchados y con armas largas se presentaron en una reunión de carácter administrativo, en una acción, sin duda, desproporcionada", relata Escotet en una carta dirigida a los clientes y a la opinión pública. 

El banquero considera que la actuación, según el fiscal de Venezuela por la vinculación de Banesco con el mercado negro de divisas, tiene una motivación política, señalando así al Gobierno de Nicolás Maduro, que el próximo día 20 se enfrenta a las elecciones presidenciales. "La clave es entender que el problema en curso no es ni originario ni promovido por Banesco ni por institución alguna del sistema financiero. El problema es la escasez de papel moneda, asociado a un mercado que intenta proteger sus bienes adquiriendo dólares", explica Escotet. 

La nueva moneda de Maduro

E insiste: "Pero hay un problema más de fondo, que posiblemente explique las acciones desproporcionadas de las autoridades: la implantación del nuevo cono monetario. ¿Es acaso eso lo que conduce al Gobierno a intervenir Banesco? ¿Lanzar un pote de humo que desvíe la atención de la cuestión?".

Maduro anunció que a partir de junio entrarán en circulación los billetes y monedas del nuevo cono monetario, el bolívar soberano, que lo que hace, básicamente, es reducir tres ceros sobre el valor actual del bolívar. De esta manera, 4.000 bolívares pasan a ser 4 bolívares soberanos. 

"El sistema de medios de pago de Venezuela está cada día más próximo al colapso. Otro problema es de carácter espacial: las computadoras no tienen campos para incluir todavía más ceros. Solucionarlo puede requerir de un tiempo aproximado de ocho meses", dice Escotet. 

Contempla la nacionalización

El duro relato de Escotet, señalando con insistencia a las dificultades económicas de Venezuela y al Gobierno de Maduro, convive con una puesta en valor del papel social de Banesco y de su vinculación personal con el país. "No haré nunca una acción que vaya contra el valor que ha construido Banesco en Venezuela", proclama en la misiva. "Soy, en lo más hondo de mi corazón, un venezolano", insiste. 

Y en este punto aventura la posibilidad de que Banesco sea expropiado: "Si, en el supuesto negado, de que la propiedad del banco pasara al Estado venezolano, no haré nada que signifique destruir lo que tanto esfuerzo, mío y de miles de compañeros, ha significado a lo largo de los años". 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad