Escotet garantiza a la plantilla que se acabó la destrucción de empleo en Novagalicia

stop

El presidente de Banesco apuesta por el crédito a las pymes y al sector agrícola ante más de 4.000 empleados

Reunión de los trabajadores en A Coruña

21 de junio de 2014 (19:40 CET)

Segundo pistoletazo de salida para la nueva Novagalicia, que pronto dejará la marca que surgió de la fusión de las dos cajas y la bancarización para operar con un nuevo nombre y bajo la batuta de Juan Carlos Escotet. Si este viernes Bruselas daba luz verde a la venta de NCG a Banesco y al plan de negocio del grupo venezolano, este sábado algo más de 4.000 trabajadores se reunían en A Coruña para escuchar de boca de la nueva directiva las líneas estratégicas que definirán el rumbo de la entidad.

Además de desgranar detalles del plan de negocio y presentar la nueva marca comercial a los trabajadores, Escotet garantizó a la plantilla que se acabó la destrucción de empleo en Novagalicia. No solo eso. La directiva ve opciones de crear nuevos puestos de trabajo si el desarrollo del negocio marcha adecuadamente, según expresaron algunos de los asistentes.

Que fluya el crédito


Poco ha trascendido respecto al plan de negocio. Varios trabajadores han destacado que las condiciones impuestas por Bruselas se han relajado, lo que permitirá al nuevo dueño, que estos días escenifica su aterrizaje, mantener una red de oficinas más amplia de lo esperado y aumentar su capacidad para conceder créditos.

En este sentido, Escotet apostó ante la plantilla por el rural, expresando su deseo de contribuir con financiación al desarrollo agrícola, y por las pymes. “Nos dijo que hay que aumentar el activo y que hay que prestar más”, explica un trabajador.

Semana frenética

La próxima etapa en el traspaso de poderes del FROB a Banesco tendrá lugar el lunes, cuando se votará en junta de accionistas la composición del nuevo consejo de administración.

El jueves se presentará en sociedad la nueva entidad resultante, con nuevo nombre, nuevos capitanes y nueva imagen después de la larga desventura que siguió a la fusión de las antiguas cajas gallegas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad