Enrique Tellado, CEO de EVO Banco

Enrique Tellado, de cocinar la fusión de las cajas a estrellar EVO Banco

stop

El consejero delegado de EVO fue un fichaje estrella de José Luis Méndez en Caixa Galicia y llegó a ser número tres de Novagalicia con José María Castellano

en A Coruña, 03 de noviembre de 2017 (06:00 CET)

Padre, hijo y amigo deportista. Circunstancialmente banquero. Ese es el autorretrato urgente con el que se presenta Enrique Tellado en las redes sociales. El consejero delegado de EVO Banco se ha convertido en el principal enemigo de los representantes de los trabajadores de la entidad, que piden su cese. ¿El motivo? La última reestructuración de EVO, que lo llevará al borde de la extinción si se atiende a su red comercial y plantilla.

Siempre a caballo entre A Coruña, donde habitualmente reside su familia, y Madrid, donde está su despacho en la sede de EVO, Tellado pilota ahora una reestructuración que se saldará con el cierre del 90% de las sucursales de la entidad, unas 39 oficinas, y la regulación de hasta 270 trabajadores, que suponen el 60% de la plantilla. EVO será el banco mínimo. El motivo oficial de los cambios, la adaptación a los retos tecnológicos de una entidad que desde su nacimiento presumió de estar a la vanguardia del sector en lo que a innovación, precisamente, se refiere.


Un banco "gallego"


EVO Banco, que nació en 2012 como una pata de negocio de Novagalicia Banco ideada por José María Castellano y, sobre todo, por su número dos, César González Bueno, siguiendo la estela de entidades como ING, pasó a manos del fondo Apollo en 2014, una vez obtenida la ficha bancaria y consolidada la marca. Pero no solo EVO está vinculado a Galicia. También Tellado.

De hecho, el actual CEO de EVO, contratado para el puesto en marzo de 2014 por Apollo, fue en su día un fichaje estrella de José Luis Méndez en Caixa Galicia. Corría el año 2007, y Tellado saltó directamente desde Boston Consulting a la Dirección de Planificación Estratégica de la caja del norte. José Luis Méndez quería un estratega que le hiciera los papeles y las proyecciones, sin mayor cometido conocido entonces en la entidad para el joven financiero.


Muñidor de la fusión
 

Con unas canas tempranas que no hacen justicia a su edad, Tellado se convertiría, también circunstancialmente, en uno  de los tres ejecutivos que, por parte de Caixa Galicia, negociaron durante semanas la fatídica fusión con Caixanova. Sucedió en 2010. Reuniones y más reuniones en Santiago a las que acompañó, por parte de la caja del norte, a Javier García de Paredes y Ramón Seoane. Enfrente, por parte de Caixanova, tenía a José Luis Pego, Óscar Rodríguez Estrada y Domingo González Mera.

La estrella de Tellado le llevó brevemente, solo un año, a la Dirección General Adjunta de Novacaixagalicia, ese engendro financiero en que se convirtió la caja fusionada. Ya convertida en Novagalicia Banco, el ejecutivo pasaría a ocupar la Dirección General Financiera con José María Castellano en la presidencia de la entidad.


El número tres


Con ese escalón llegó a ser, de facto, el número tres del banco, solo por detrás de "Caste" y de González Bueno. Otro año duró la aventura, y fueron precisamente los desacuerdos con el entonces consejero delegado los que hicieron saltar a Tellado del banco, entonces nacionalizado.

Una etapa de consultor independiente, de dos años, y llegó el rescate de la mano de Apollo, que lo ficha para dirigir la entidad que ideó en su día González Bueno, su niña mimada, y quien a la postre había propiciado la salida de Tellado de Novagalicia Banco. Ahora, esta aventura de EVO, que para el estratega de Méndez ya dura tres años, amenaza con volver a dejar a Enrique Tellado fuera de juego.
 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad